La verdadera historia del cierre (T!)

16.03.2024 a las 01:35 hs 265 0

Yo sé que la web oficial  de Taringa les dio una versión edulcorada.

"No pudimos competir en el mercado".

Pero esto, además de excusa digna del pubertario más mogólico que tengan... no se preocupen, ya no hay INADI...





La foto es meramente ilustrativa. No estoy tratando de down al mogólico de Iñaki. Bueno, esto de no poder competir con el mercado es completamente falso. Y yo les traigo la verdadera historia.





Taringa habia sido comprada por un gringo que no tenía ni puta idea de lo que estaba haciendo. Probablemente, algo comparable al que "invierte" en criptomonedas pero éste tenia plata y por eso tiró a la basura más guita.





Herni en su momento se fue con toda la guita, después de cagar al ingenuo primermundista. Pero ahora volvió por mas, a reclamar por una letra pequeña que se dio cuenta que lo podía favorecer.





El contrato decía que a Herni se le prestaría un servicio (con muy poca claridad) Herni estaba queriendo aprovecharse para tener lo que el más desea. Si, señores. Estamos hablando de PIJA. Quería la poronga del yanqui.

El americano le contestó con su pobre acento en español: "Ou, nou, yo no soy putou". Y les explicó que tenía esposa, hijas... ¿Cómo iba a romperle el ojete? Ni para cumplir un contrato podía ceder.




Pero Herni empleó toda su astucia y un ejército de abogados de la DAIA para acorralar al yanqui "por discriminación". Y es así que al hombre le quedaba una de dos: o cerrar Taringa o abrirle el traste.

Un minuto de silencio por este inmaculado heterosexual al que no pudo domar el maricón de Hernán.









No creo pero si alguien es demasiado pelotudo, por las dudas aclaro que es una historia inventada para fines humorísticos. Quedense tranquilos que el culo de Herni sigue gozando.

---- firma de bajo presupuesto ----

Puntos: 465


Comentarios (11)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!