Campanella: “Ya nadie habla de cine”

04.07.2022 a las 16:00 hs 165 0






Es uno de los únicos dos directores argentinos que ganaron un Oscar y, sin embargo, desde hace tres semanas, de lo que más habla es de teatro. También de televisión, de series y de plataformas. Pero de cine, casi nada. Y de política, prefiere abstenerse. Podría decirse que, al menos en este momento de su vida profesional y pública, Juan José Campanella es un hombre de teatro. No es para menos: acaba de inaugurar una sala para 700 espectadores en pleno circuito de la avenida Corrientes, y dentro de quince días se estrena una megaproducción cuyo guion tradujo del inglés. El responsable de El secreto de sus ojos (Oscar a la mejor película extranjera en 2010) y también de El mismo amor, la misma lluvia (1999), El hijo de la novia (2001), Luna de Avellaneda (2004), Belgrano (2010), Metegol (2013) y, más recientemente, El cuento de las comadrejas (2019) –casi todas multipremiadas y éxitos de taquilla– hoy divide su tiempo entre las series y el teatro.



Con domicilio porteño, pero con familia en Nueva York, continúa dirigiendo nuevos episodios del clásico La ley y el orden UVE (Universal), avanza en la segunda temporada de Los enviados (Paramount +), y prepara una nueva serie para Viacom, de la que prefiere no dar detalles porque está en etapa de “on spec”: “Así le dicen allá, especular para que te la compren”. Al mismo tiempo, en la calle Paraná al 300 de la ciudad de Buenos Aires, revivió el histórico Teatro Politeama, un proyecto que impulsaba desde 2017 y cuyas puertas recién pudo abrir el pasado 21 de junio, y se prepara para el estreno, en el Teatro Coliseo, de Network, el clásico de Sidney Lumet de 1977, cuyo guión tradujo él mismo a un castellano argentino. Aunque eso de “prepararse para el estreno” es una manera de decir, porque su cargada agenda no le permitirá estar presente en la función inaugural, prevista para el 14 de julio. Recién la podrá ver a fines de ese mes, cuando esté de vuelta.




—¿Lo lamentás?




—¡Para nada! Odio los estrenos, y cada vez más, así que, mejor. Como no soy el director ni el productor, no tengo que estar. En el teatro, después del estreno empieza la segunda fase de laburo, que es ajustar lo que pasa en el escenario con lo que pasa entre el público. Pero siendo el autor, no tengo que estar, y zafo del estreno. El estreno es lo peor que hay. De las películas, también, eh. Si yo pudiera no estar obligado a presenciar los estrenos, no estaría. Nervios absolutos. Y cada vez, peor.

Puntos: 130


Comentarios (2)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!