150 años de "Una excursión a los indios ranqueles"

26.04.2020 a las 09:11 hs 226 0

El 30 de marzo de 1870, desde el recién creado Fuerte Sarmiento, partió una comitiva encabezada por el entonces coronel Mansilla, a quien seguían diecisiete militares, dos misioneros franciscanos, y dos lenguaraces (intérpretes). Su objeto era la firma de un tratado de paz entre los naturales de las tierras y el estado argentino. EN 1878  comenzó  la campaña militar hacia esas tierras

1870 "Una excursión a los indios ranqueles"- Lucio V. Mansilla 


 Los primeros españoles(gringos) llegaron solos a Buenos Aires y, “les quitaron sus mujeres a los indios, tuvieron hijos con ellas, y es por eso que les he dicho que todos los que han nacido en esta tierra son indios, no gringos

 Los indios –afirmaba Mansilla– son argentinos y los criollos también son indios.




. La descripción invierte el mito de origen propuesto por la primera crónica rioplatense de Ruy Díaz de Guzmán (1612), donde sólo hay una cautiva tomada por la fuerza: la mujer española
. Y recuerda algo que sería cada vez menos reconocido en la representación de la identidad nacional: el mestizaje fundador biológico y la hibridación cultural que continuaba activamente sus alianzas.


Oiganme con atención.Ustedes eran muy pobres entonces; los hijos de los gringos, que son los cristianos, que somos nosotros, indios como ustedes, les hemos enseñado una porción de cosas. Les hemos enseñado a andar a caballo, a enlazar, a bolear, a usar su poncho, chiripá, calzoncillo, bota fuerte, espuela, chapeado.–No es cierto –me interrumpió Mariano Rosas–; aquí había vacas, caballos y todo antes que vinieran los gringos, y todo era nuestro.–Están equivocados –les contesté–; los gringos, que eran los españoles, trajeron todas esas cosas. Voy a probárselo:Ustedes le llaman al caballo cauallo, a la vaca uaca, al toro toro, a la yegua yegua, al ternero ternero, a la oveja oveja, al poncho poncho, al lazo lazo, a la yerba yerba, al azúcar achúcar, y a una porción de cosas lo mismo que los cristianos.¿Y por qué no les llaman de otro modo a esas cosas?Porque ustedes no las conocían hasta que las trajeron los gringos. Si las hubieran conocido les habrían dado otro nombre.¿Por qué le llaman al hermano peñi?Porque antes de que vinieran los padres de los cristianos ustedes ya sabían lo que era hermano.




Estos procesos eran manifiestos en los “ojos garzos” del cacique Mariano Rosas, en Baigorrita, hijo de una cautiva y apadrinado por el militar unitario Manuel Baigorria, jefe destacado entre los ranqueles. También se evidenciaban en los cruces de bienes, prácticas, hábitos y gustos entre la sociedad criolla y la gente de la pampa seca. Incluso la religión católica oficial y la espiritualidad mapuche-ranquel coexistían en la misma persona del 
longko (jefe, cabeza), además de estar representadas por los variopintos habitantes de la toldería (criollos, afroargentinos y ranqueles).


–Dígame, entonces, si tienen palabra de honor –repuso–, ¿por qué estando en paz con los indios, Manuel López hizo degollar en el Sauce doscientos indios?, dígame, entonces, si tienen palabra, ¿por qué estando en paz con los indios, su tío Juan Manuel Rosas mandó degollar ciento cincuenta indios en el cuartel del Retiro? (cito casi textualmente sus palabras).–¡Que diga!, ¡que diga! –gritaron varios indios.La junta empezaba a tomar todo el aspecto de la efervescencia popular, y yo, de embajador, me convertía en acusado.–A mí no me pidan cuentas –les dije–, de lo que han hecho otros; el Presidente que ahora tenemos no es como los otros que antes teníamos. Yo tampoco les pido a ustedes cuenta de las matanzas de cristianos que han hecho los indios siempre que han podido –y devolviéndole la pelota a Mariano Rosas, le pregunté:–¿Qué tienen que hacer las degollaciones de López y de Rosas con el tratado de paz?No le di tiempo para que me contestara, y proseguí:–Ustedes han hecho más matanzas de cristianos que los cristianos de indios.Inventé todas las matanzas imaginables, y las reté junto con las que recordaba.




Una ley nacional (la 215, debatida y aprobada en 1867) ordenaba el avance de la frontera sur hasta los ríos Neuquén y Negro “mediante la conquista militar del territorio de la Pampa, unánimemente percibido como desierto a conquistar”.
Y no como zona ocupada por otros pueblos con derechos sobre ella. 


Cabe recordar que, en la Argentina independentista, los aborígenes habían sido declarados hombres libres e iguales a los blancos por las primeras disposiciones de los organismos de gobierno (la Junta Grande en 1811, la Asamblea de 1813), debido al solo hecho de ser nativos americanos. La Constitución de 1819 insistía en esta igualdad. La de 1853 (Cap. IV. Título primero, segunda parte, art. 67, inciso 15), advierte la existencia (problemática) de dos mundos: uno “interior” y otro “exterior”, estableciendo que el Congreso debía “proveer a la seguridad de las fronteras, conservar el trato pacífico con los indios y promover la conversión de ellos al catolicismo”.


Caída la “pax rosista” pactada entre Rosas y Calfucurá, jefe de la Confederación Indígena; urgida la clase dirigente por la voluntad de modernizar la Argentina (lo cual implicaba un giro hacia la economía extensiva agroexportadora que requería la ocupación y la explotación del territorio), las fronteras iban a tornarse cada vez más irritantes. Y los indios cada vez menos humanos y más mudos.


¿Por qué le llaman a la luna quién, y no luna, como los cristianos? Por la misma razón. Porque antes de que vinieran los gringos a Buenos Aires, ya la luna estaba en el cielo y ustedes la conocían.No pudiendo Mariano refutar esta argumentación etnológica, me contestó irritado:–¿Y qué tiene que ver todo eso con el tratado de paz?¿Cuándo yo le he preguntado esas cosas para que me las diga?–¿Y qué tienen que ver las preguntas que usted me ha hecho con el tratado de paz que ya está firmado por usted? ¿Acaso ha venido a la junta para que lo aprueben? Ya está aprobado por usted y lo tiene que cumplir.–¿Y ustedes lo cumplirán? –me contestó.–Sí, lo cumpliremos –repuse–; porque los cristianos tenemos palabra de honor.


EN 1878 COMENZABA "LA CONQUISTA DEL DESIERTO" campaña militar hacia esas tierras




 En 1903 un dirigente dijo  , que éramos "un pueblo sin tierra" para una "tierra (supuestamente) sin pueblo". Todas las empresas colonialistas siempre han sido parecidas en cuanto a negar la plena condición humana a los "nativos". 




Gracias por pasar!!!!



Fuente
[url=https://www.pagina12.com.ar/diario/verano12/subnotas/138197-44557-2010-01-08.htm
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!

 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!





Puntos: 300


Comentarios (13)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!