La Felicidad Virtual

07.07.2014 a las 16:45 hs 778 2

El hombre está entre las grietas de la moral y la satisfacción. Al parecer la felicidad es lo que resulta de la infalible dinámica del deseo y su inmediata consumación. También la tranquilidad parece involucrarse en la consecución del equilibrio, el ser humano solo necesitó tener conciencia para entender que el sentido de la vida iba más allá de la consumación de las necesidades.



La no satisfacción de estas y su inmediato conducto, el deseo, se revela en los más oscuras pulsiones del instinto. En los animales se manifiestan a través de impulsos agresivos. El ataque violento, reacción indefectible de la no suplencia de una necesidad desencadena el caos que destroza el equilibrio del sujeto, no obstante de estar a la sombra de un sistema a simple vista ausente de orden.



En el ser humano estas manifestaciones se tornan aún más complejas porque su satisfacción viene de incontables factores, la mente humana no es nada simple, el hombre debe competir en la vida para lograr alcanzar la satisfacción y debido a que sus deseos van mucho más allá de la simple necesidad de supervivencia, lograr culminar sus impulsos emocionales ciertamente no es tarea fácil.



Entre la dimensión no lineal de pulsión, acción y satisfacción, la contemplación, virtud exclusivamente de los seres racionales es el momento en que la conciencia realiza un seguimiento de la acción y sus consecuencias. Cuando esta virtud de contemplar cada una de las acciones que ejecutamos y sus correspondientes reacciones se hace de manera meticulosa, la ineluctable y enfermiza sensación de espera conocida como ansiedad conmociona el equilibrio de cada ser, alejándolo prácticamente del estado exógeno entre la pulsión y la satisfacción, inmediato a esta última: el sosiego.



Debido que la contemplación es mucho más grande que la simple acción por complacer el deseo o la necesidad, el hombre trata casi siempre de "escaparse" al rigor de la misma, recurriendo a sabiendas de que aún no es hora de salir por la puerta, a muchas ventanas. Estas ventanas son todas aquellas cosas que a diario hacemos con el afán de evadir la ansiedad que ocasiona el contemplar las vicisitudes que generan nuestras acciones objetivas. También el tiempo y su límite es responsable de generar la angustiosa espera. Las drogas más potentes del ser humano se fabrica dentro de su cerebro y no siempre es necesario recurrir a las diversas sustancias psicoactivas para generarlas.



Debido a que el hombre vive prácticamente en la contemplación, estado intermedio entre las pulsiones y la satisfacción, en constancia tendrá que vivir escapando de su realidad como si sus múltiples deseos se tradujeran en un estado casi interminable de infelicidad. En el libro del escritor Aldous Huxley, "Un mundo feliz" a pesar de que los seres humanos han sido acondicionados para vivir satisfechos, la felicidad parece no ser más que una ilusión, para remediar ese angustioso e inexplicable vacío se recurre al "soma", poderosa sustancia que garantiza una satisfacción duradera más no plena.



Conforme el hombre avanza más hacia el terreno de la experiencia mundana y menos hacia el conocimiento verdadero, (el de sí mismo), la necesidad de adquisición, muy por encima de la simple satisfacción convierte el proceso entre deseo y satisfacción en un verdadero campo de batalla donde la ignorancia solo garantizará una cosa, la derrota traducida en una constante infelicidad. El budismo enseña que el Du?kha o estado de sufrimiento se origina por las tres raices del mal o Klesa que bien podríamos comparar con la naturaleza pobre de nuestros deseos. Lobha o avaricia con la pulsión enfermiza de anhelar. Moha, ignorancia o también ilusión con la contemplación sin el debido conocimiento, ciertamente el no saber puede obstaculizar nuestras acciones y Dvesa o también odio y sus diversas manifestaciones como resultado de no lograr la satisfacción. A sabiendas de que constantemente tratamos de eludir la cruda realidad con nuestras ilusiones ¿No estaremos viviendo en un interminable estado virtual, lejos de considerarse como algo verdadero?.




Te reto a probar si esto es un copypaste


Puntos: 520


Comentarios (12)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!