Con el viento en la cara.

28.01.2020 a las 21:33 hs 260 0



Metafóricamente a lo largo de nuestra vida nos vemos obligados a construir molinos que nos ayuden a ubicar ese viento, el cual no siempre se mueve como nos gustaría. De hecho, muchas veces querríamos detenerlo y no somos capaces: a veces el viento nos da de cara y nos impide ver claramente, otras nos empuja desde la espalda hacia donde no queremos ir.




¿Cuántas veces hemos superado un momento complicado? Parece un tópico, pero es real: no hay tempestad que no tenga fin y no hay viento que no amaine en algún momento. Después del torbellino llega la calma y es de suma importancia el plan que tracemos para salir de él.



Para ver algún foco de esperanza entre tanto desconcierto es bueno aprender primero a separar el obstáculo principal de todos aquellos pequeños inconvenientes que lo hacen más difícil. Una vez hecho esto, será más sencillo construir el molino adecuado que nos mantenga en equilibrio al soplar el viento en contra.



En este sentido, recuerda que un avión despega peor si tiene el viento de cara. Los pilotos de avión prefieren hacerlo aprovechando la fuerza del viento, pues así la velocidad y el impulso requiere menos esfuerzo. Así, localizan el objetivo y usan su posición adversa a su favor.



Pase lo que pase, no te olvides nunca del héroe del que hablábamos antes y que está en ti. Ese que se presenta en forma de valentía y derrota todos los miedos. Aquel que no deja que el viento lo arrastre por el suelo, sino que se levanta y continua. Piensa en que vas a salir de ahí, en que dejará de hacer frío, porque en tu mano está resistir y espantarlo: habitualmente mucho de él es fantasma.



Rodéate de otras personas que te den el calor que necesitas. Esas que puedes agarrar bien fuerte de las manos para superar el bache. Seguramente no vayan a dejarte solo, sino que te sentirás arropado hasta que encuentres tus propias fuerzas para crear nuevas metas. Al final, te conocerás como antes no lo habías hecho. Te sentirás agradecido y sabrás que ni el más terrible de los vientos puede contigo.



En los peores casos es en los que más aprendemos de nuestros límites. Y, en definitiva, existe la posibilidad de caer ante la adversidad porque también hay forma de salir de ella.









[/color]


Dalia

Puntos: 335


Comentarios (13)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!