Cambiazos históricos

29.01.2020 a las 07:04 hs 161 2



Salud Pollodesertóricos

Resulta que Sarmiento no nació Domingo, ni Perón-Perón, ni Rosas floreado.

Saben que en Argentina hubo mucha inmigración y de todos lados. En el tramiterío de ingreso, era común que nombres y apellidos cambiaran por errores de escritura. Anotaban como se les cantaba digamos. A veces literalmente, hay muchos escritos como sonaban pero no como se escribían, sobre todo los complicados.

Pero el post no tiene que ver con eso


Tampoco se trata del Cuchu ni de Adolfo. Se trata de cambiassos como el de Domingo Faustino Sarmiento, que jamás se llamó Domingo. Su verdadero nombre era Faustino Valentín, Domingo fue un apodo que le puso su vieja, porque era del club de fans de Santo Domingo de Guzmán.



-Pero doña, si será turuleca, le hubiera puesto Domingo de una-.

Curiosamente, el apodo traspasó las paredes del hogar y se inscribió en la faz pública: como escritor, gobernador, legislador, ministro y presidente de la República, el maestro sanjuanino Faustino Valentín Sarmiento juró y firmó como Domingo Faustino Sarmiento, y así quedó pa la posteridad.



La verdad está en un documento histórico: el acta de bautismo; que es registro de nacimiento también, porque en ese momento no existía un Registro Civil y la Iglesia dirigía más la batuta, los trámites de divorcio con el Estado empezaron después. El acta corresponde a la Iglesia La Merced de San Juan.


“En el Año del Señor de mil ochocientos once; en quince días del Mes de Febrero; en esta Iglecia Matriz de San Juan de la Frontera y Parroquia de San Jose; Yo el teniente de Cura puse Oleo y Crisma á Faustino Valentin, de un dia, legitimo de Don Jose Clemente Sarmiento, y Doña Paula Albarracín. Bautizolo el otro teniente Fray Francisco Albarracin. Padrinos Don Jose Tomas Albarracin y Doña Paula Oro, a quienes adverti el parentesco espiritual y para que conste lo firmamos. Jose Maria Castro”

La aclaración de legítimo significa que era nacido en matrimonio, si era bendición de madre soltera ponían "natural". A veces también aclaraban color de piel y otros detalles.

El día de su nacimiento también esta errado. En esa época se usaba el santoral para darle el nombre a los hijos, la fecha que correspondía al santo en el almanaque. San Faustino se festeja el 15 de febrero y San Valentín el 14, el verdadero día de su nacimiento. Pero siempre se tomó el 15, día de su bautismo, como su cumpleaños. De ahí vienen sus nombres entonces, Faustino del 15 y Valentín del 14, y la madre le chantó Domingo de apelativo, como hubiera querido nombrarlo.


-Ah güeno doña, disculpe, tome un rosario de regalo.

Otro cambiasso hubo antes, en el apellido de sus antepasados. Era "Quiroga Sarmiento", y esa designación llegó hasta el mayor de sus tíos, José Manuel Eufrasio Quiroga Sarmiento. Pero tanto su padre Clemente como sus otros 10 hermanos fueron inscriptos sin el "Quiroga". Una teoría es que hicieron esa porque el apellido Sarmiento se estaba extinguiendo.




Otro presidente que ejerció con un nombre que no era el suyo fue Bernardino de la Trinidad González de Ribadavia y Rivadavia, más conocido como Bernardino Rivadavia. Su padre, Don Benito, abogado de la Real Audiencia, se apellidaba De González Ribadavia; en tanto que el apellido de su madre, una mulata llamada María Josefa, era Rivadavia, ambas veces con 'v' de vendepatria.



Huérfano de madre a muy temprana edad, al llegar a la adultez Bernardino suprimió sus dos apellidos paternos y pasó a la historia sólo con el materno sin dar explicación alguna, tomatelás te dije.






María Estela Martínez de Perón, que fue vicepresidenta y después presidenta de la República entre 1974 y 1976, usó su verdadero nombre para jurar y firmar; sin embargo, fue y sigue siendo más conocida por Isabel Perón, nombre derivado de su apelativo artístico: Isabelita.





El mismísimo Juan Domingo Perón fue, según su acta original de nacimiento, Juan Domingo Sosa.


Mundo sosista tiene menos gancho

La historia oficial ubica el nacimiento de Perón en Lobos, provincia de Buenos Aires, el 8 de octubre de 1895, día en que fue anotado como “hijo natural del declarante”, aunque la partida de nacimiento afirmara que fue un día antes.


"En el Partido de Lobos de la Provincia de Buenos Aires, a ocho de Octubre de mil ochocientos noventa y cinco, a las doce y treinta pasado meridiano, ante mi, Rafael E, Acevedo Jefe de Registro del Estado Civil, Don Mario Perón de veinte y ocho años, soltero, argentino, domiciliado en el Cuartel Primero declara: Que el día de ayer a las diez ante meridiano, nació una criatura del sexo masculino, a quien ví en el expresado domicilio, que había recibido el nombre de Juan Domingo, hijo natural del declarante. Que este era hijo de Don Tomás Perón y de doña Dominga Dutey. Leída el acta la firmaron con migo el exponente y los testigos Don Juan B. Torres de veinte ocho años, casado, y Don Juan B. Subigaray de cuarenta años, soltero, ambos de este vecindario."
Margen izquierdo: "Perón Juan Domingo. Rectificada por orden del señor Juez de Primera Instancia del Departamento de la Capital Doctor Ferdinando A. Helm juzgado 12 Secretaría 13 por oficio archivado al folio 3362 del año 1974 en el que se hace constar que el inscripto es hijo de Mario Tomás Perón y de Juana Sosa, post subsiguiente matrimonio de los mismos. Conste."

En realidad nació dos años antes, el 7 de octubre de 1893, y no en Lobos si no en Roque Pérez; rectificado incluso por su biógrafo autorizado, Enrique Pavón Pereyra. En su caso sí se trata de un “hijo natural” nacido fuera del matrimonio. 
Su madre fue Juana Sosa y su padre Mario Tomás Perón, el “declarante” de la partida de nacimiento. Ella era una mujer humilde de la zona, descendiente de tehuelches, que trabajaba en labores domésticas. Él era empleado estatal, hijo de Tomás Liberato Perón, un médico, diputado provincial mitrista, profesor de Química y de Medicina Legal, vocal del Consejo de Higiene Pública y consejero de la Facultad de Ciencias Físico-Naturales de la Universidad de Buenos Aires.



A esa prosapia del apellido Perón no le quedaba lindo un hijo fuera del matrimonio, y menos con una mujer de ascendencia aborígen. Por eso, la madre lo anotó con su apellido en 1893, y el padre lo reconoció recién en 1895, pero sin nombrarla, y anotándolo como hijo natural recién nacido. 
En el acta de bautismo de 1898 figura como hijo natural también, pero esta vez de la madre nada más, y sólo cuando se consumó el casamiento entre Juana y Mario, el 25 de septiembre de 1901, pasó a tener el apellido del padre. 



Estos hechos, que hoy nos parecen pavada, en esa época eran un estigma social insalvable, y fueron ocultados para poder ingresar sin problemas a la Academia Militar, ya que era imposible hacer carrera dentro del Ejército sin tener una familia "modelo". Y menos con ascendencia de los pueblos que había "borrado" la Conquista del "Desierto", que había sucedido hacía poco tiempo.



Medio parecido pasó con Evita, su esposa cuando llegó al poder.



Evita no sólo nació hija natural, si no también adulterina: el padre tenía esposa e hijos oficiales, y se mandó una familia paralela con la madre de Eva.
Siempre se tomó el 7 de mayo de 1922 como su fecha de nacimiento, en Junín, pero resulta que esa fecha fue adulterada al momento de casarse con el Juan Domingo.



Después se encontró un acta de bautismo de 1919 en General Viamonte, donde figura que nació el 7 de mayo de ese año, como hija natural de Juan Duarte. Esa es la fecha que ahora pasó a ser la oficial y a partir de la cual se contaron los 100 años de su nacimiento.




Para casarse con Perón había modificado su fecha de nacimiento con ayuda de tinterillos de Junín, porque para 1922 la esposa legítima de su padre ya había palmado y no sería hija adulterina, algo que le impediría a un militar de alto rango casarse con ella. Ya que estaban, también la volvieron legítima en vez de natural.


En 1954, el matrimonio promulgó leyes que dan a todas las personas los mismos derechos, sean nacidas dentro de un matrimonio o no.






Don Juan Manuel José Domingo Ortiz de Rozas y López de Osornio, el heredero del sable de San Martín, llevaba la Z del Zorro. Pero se peleó con sus viejos y se cambió el apellido, quedando floripondio.



En 1806, con trece pirulos, participó en la Reconquista de Buenos Aires, y después se enroló en el Regimiento de Migueletes, combatiendo en la Defensa de Buenos Aires en 1807, ambos hechos durante las invasiones piratas, donde fue distinguido por su valor. 
De ahí se retiró al campo, donde en 1813 se casó con La María de la Encarnación Ezcurra y Arguibel, metiendo cuento de que estaba embarazada, porque su madre no la aprobaba. Se mantuvo al margen de la Revolución de Mayo y la Independencia, dedicándose a ser patrón de estancia, primero con su familia y luego con sus amigotes de apellidos anchorenos. 
Tras pelearse nomás con la vieja, devolverle los campos y cambiarse el apellido, adoptó el que quedaría registrado en la Historia.






Por último, un doblete de nombre y apodo, El Negro Falucho.




Durante la guerra de la Independencia del Perú, en 1824, varias unidades independentistas se sublevaron en El Callao, porque estaban medio boludeadas las tropas respecto a pagos y alimentos. Pero resulta que algunos mandos aprovecharon a transar para venderse a los españoles, que tomaron el control y les dijeron se van a tener que arrodillar ante la monarquía. Muchos soldados de a pie no estaban ni enterados de eso y no les cabió ni medio, y los españoletes dentraron a fusilar.



Según la versión de Bartolo Mitre, entre los fusilados que se negaron a gritar "¡Viva el rey!" estaba Antonio Ruiz, alias El Negro Falucho, un esclavo liberto del Regimiento del Río de la Plata, que tampoco quiso arriar la bandera argentina para ser reemplazada por la española, con estas palabras: "Malo será ser revolucionario, pero es peor ser traidor", siendo sus últimas palabras "¡Viva Buenos Aires!".



La veracidad de esta anécdota es muy discutida y puesta en duda por varios historiadores. Pero no está discutido que su gesto, real o no, quedó registrado a nombre del Negro Falucho, un apodo. 
Y además, Antonio Ruiz no era su verdadero nombre, sino el de su amo, que él tomó al momento de cesar su esclavitud, como era de estilo en aquellos tiempos.




Eso es todo por ahora, si conocen más cuenten.



Fuentes:
·
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!

·
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!

· Diario Río Negro
·
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!

·
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!

·
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!

·
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!



Puntos: 570


Disfruta de una navegación privada, segura y rápida con Brave.

Comentarios (50)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!