La dama de blanco, una historia real.

23.06.2015 a las 18:27 hs 750 0

Hola a todos:

Platicando con mi madre, recordamos una historia que me paso hace ya unos años, antes de entrar en materia déjenme contarles los siguiente: mi abuelo construyo su casa en unos terrenos que le vendieron muy baratos a las afueras de la ciudad de Córdoba en Veracruz, México (actualmente ya esta considerada cerca del centro de la ciudad) hace ya 60 años, el motivo del precio fue que se decía que cerca de ahí vivió una bruja que practicaba magia negra y por esto nadie los quería comprar, a él no le importo pues decía que eso eran cuentos y que no existía la magia.  En esa casa nací y viví gran parte de mi vida junto a mis abuelos, mis padres y hermanos.

Pues bien en esta casa pasan cosas muy raras, ahora solo abordare una de ellas, una tía abuela tuvo una trombosis que la dejo en estado vegetal, mis padres se ocuparon de ella y mis hermanos y yo los ayudábamos, debido a la situación se tuvo que contratar a una enfermera que viera por ella en las noches y siempre uno de mis hermanos y yo la asistíamos en los cuidados por lo que pudiera necesitar y también porque mi madre no confiaba en que la cuidara de la manera adecuada, pues bien, una noche mis papas salieron a comprar unas medicinas cerca de las 11 de la noche y a mi me había tocado ayudar a la enfermera.

Debido a que la enfermera necesitaba una pomada para las heridas de mi tía, no habíamos terminado las curaciones y ella estaba ansiosa, de repente me dice: Ya llego tu mama, esta en el patio de la casa cerca del pozo, la acabo de ver, dile que por favor te de la pomada y así terminamos de curar a tu tía.




Yo la mire y le dije incrédulo: No escuche el ruido del carro de papá, no han llegado aún. ella me hizo un gesto y me señalo la ventana, yo me asome curioso y en el patio se veía una mujer con un vestido completamente blanco y con el pelo suelto, yo con curiosidad grite: ¡Mamá!, ¡Mamá!, necesitamos la pomada, la mujer volteo a vernos pero no se le alcanzaba a ver la cara, le dije a la enfermera: espéreme voy a salir por las cosas, alcance las llaves, abrí la puerta y salí al patio, la busque y ya no estaba allí, le dije a la enfermera y juntos la buscamos por la casa, por el patio inclusive me asome a la calle y vi que la reja principal y la cochera estaban bien cerradas con candados.

En eso estaba cuando escuche un claxon, eran mis papas que llegaban de comprar, entraron y les platique y mi mama nos dijo, no se preocupen, es un alma en pena o tal vez la llorona, desde que yo era niña se aparece de vez en cuando por acá, pero no te preocupes pues no hace nada.

Esa misma noche la enfermera renuncio y yo quede con curiosidad de que era lo que aquella mujer buscaba en el patio.

Bueno, espero no haberlos aburrido, esta es una historia que me paso en la casa de mis padres, después les compartiré otras mas.

Agradezco a Subzero1231, ya que gracias a su historia de la mano invisible, me puse a recordar las historias que viví de niño.

Saludos.

Puntos: 621


Comentarios (18)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!