Amor interracial

21.04.2015 a las 13:20 hs 1007 0

por Óscar David López






El fin de semana pasado en las redes sociales la foto de una pareja homosexual e interracial se convirtió en un tema caótico, revolucionario, aniquilador de parámetros de tolerancia y una bomba de memes. La foto no tiene nada de extraordinario, pensé cuando la vi. Son dos hombres gays, sentados uno al lado del otro, en un vagón del metro. Todo bien hasta ahí, excepto porque la imagen iba acompañada con una leyenda que decía: "Sí se puede chavas, ánimo". ¿No captan? El chiste radicaba en que la pareja era un amor interracial, un caucásico sujetando la mano de un asiático, poniéndola sobre su propia rodilla, y ambos en actitud distraída. Una muestra de amor del diario de esa pareja despertó el tabú que existe en muchos homosexuales mexicanos y latinos que compartieron la foto mofándose tanto de la nulidad de su propia vida amorosa como de la incredulidad sobre el amor interracial. ¿Por qué digo que los homosexuales mexicanos y latinos? Porque buscando encontré la foto con la frase que fue compartida originalmente por un tailandés diciendo: "Apóyalos. Las personas amargadas no son bienvenidas."



La pareja en cuestión se trata del director creativo tailandés Naparuj Mond Kaendi y su pareja, el modelo alemán Thorsten Mid. Tienen dos años juntos. En su cuenta de Instagram encontré un relato sobre la misma situación, aunque sin la repercusión mediática de esta vez, que también vivieron el año pasado. No sólo como había creído, los homosexuales mexicanos y latinos habían levantado su tiendita de malinchismo denigrando al tailandés y venerando al alemán. En Tailandia también sucedió. A pesar de ser un país donde la homosexualidad no está penada y donde incluso el cambio de sexo es legal, creí que la censura al amor interracial también estaría superada. Pero no, es un tema de actualidad que nos compete a todos. ¿Por qué sobajar el derecho de una pareja interracial a mostrar su amor en público sólo porque no coinciden con ciertos estándares de belleza impuestos por lo global? Me parecen nefastas estas muestras de odio cuando vienen y se reproducen al infinito en una comunidad que ha luchado por ser respetada, como es todo el arcoíris LBGTTTTI. Las burlas son muestras de odio. Muchas veces, muestras de odio interiorizadas por haber nacido en una raza que el constructo sociocultural te hizo pensar que se trata de una raza inferior.



udith Butler declara en el prólogo a una reedición de El género en disputa que si reescribiera este libro incluiría una discusión sobre la sociedad racializada y, concretamente, sobre cómo los tabúes contra el mestizaje (y la romantización del intercambio sexual interracial) son básicos para las formas naturalizadas y desnaturalizadas que el género adopta. El género como la identidad racial es una construcción. Hacer bromas al infinito sobre un amor interracial hace que perpetuemos el orden colonial que fundamentalmente es el miedo a lo diferente. Estas bromas también hablan de cuán colonizadas están las cabecitas que apoyan la búsqueda del extranjero por bello antes que la del nativo por amor. La racialización de los cuerpos, la jerarquización de la estética, el predominio de la epistemología racista, el desprecio e infravaloración de las capacidades diversas, el tráfico humano y migratorio, la imposición de modelos hegemónicos del pensamiento del hombre blanco, la legitimación de normas legales que restringen la movilidad humana y condicionan la obtención de una identidad nueva, en otro sitio, en otro sistema de pensamiento. Así, con memes y sin memes, se legitiman discursos, actitudes y políticas discriminatorias que acabarán por hundirnos primero que a los injuriados.



En este caso no se trata de a quién consideramos bello y a quién no. Aquí hay una comparación que discrimina fuertemente a lo que hay en nuestro alrededor. Independientemente de la situación que generó la relación interracial entre el tailandés y el alemán, esta vez las redes sociales sirvieron para demostrar que a pesar de estar en un mundo globalizado y multicultural (pese a quien le pese), perdura un racismo donde el color de la piel "califica" la humanidad del sujeto. Como la creencia de que las personas con tatuajes o con ropa negra son malas o criminales. Como que los afroamericanos son delincuentes. Como que los ricos son honrados y aman a los animales. Bajo las innumerables veces que se compartió esta simple foto hay un escalofriante síntoma de homofobia, malinchismo y falta de empatía con el otro. Es totalmente contradictorio que los homosexuales sean los primeros en faltar al respeto al amor homosexual. Me resisto a tomar con humor y a la ligera la mediatización racista del género y el pensamiento etnocentrista. Censurar el amor interracial es una actitud muy perra. Y ya se sabe: perra que ladra, no ama.




Sigue a Óscar David en 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
.


[info]SÍGUEME Y NO TE PIERDAS MIS FUTUROS APORTES[/info]

Puntos: 289


Comentarios (11)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!