Condicion humana

22.05.2019 a las 00:47 hs 251 0


Buenas noches queridos protagonistas .
En esta sociedad falocéntrica, discriminadora , abrumada por los mensajes de los medios hegemónicos de comunicación, el consumismo y el hedonismo desenfrenado es probable que algún visitante casual a este sitio me tilde de pornógrafo al ver que mis posteos son . . . . pornográficos.

Muy lejos está en mi voluntad de someterme o someter a algún humano en su propia condición a una etiqueta cualquiera según la ocasión.
Muy lejos . . . .

Suficiente ;  mejor que decir es hacer han dicho  y  a las pruebas me remito.
Hoy cambiaré la temática . Si . Y espero que este insignificante aporte contribuya al acervo cultural general.

poné play plis  . . . . .




BREVE ENSAYO ACERCA DE LA CONDICION HUMANA

Dado que el mundo está lleno de pendejos, no podríamos definir a la Sociedad como un conglomerado de insignes pelotudos y, en consecuencia, para determinar la ubicación exacta del pelotudo en nuestro medio social tendríamos que comenzar formulando una Tipología del Pelotudo en sus dos manifestaciones esenciales:

        a) El aspirante a Pelotudo, y
        b) El Pelotudo propiamente dicho.

        El aspirante a Pelotudo no es, como podría suponerse, un menor de edad ni nada parecido. Es simplemente un sujeto al que la vida no le dio todavía la oportunidad de hacer una Gran Pelotudez que le sirva como tesis doctoral o de resbalar en un Pelotudeo Sensacional que lo prestigie en el medio ambiente como un pelotudo legítimo...

        El Pelotudo propiamente dicho es otra cosa. Nació para ser pelotudo y cumple su destino a la perfección, sin quemar etapas, sin mandar a la m……ninguno de los requisitos que exige la ortodoxia y la liturgia de la Pelotudez Ancestral. Al pelotudo de profesión le ponen cuernos, lo estafan, lo asaltan, le embarazan a la hija y le devuelven  la hermana. Tiene tías solteronas y es siempre el último de la cola, el que pierde la lotería por un número y camina como pato porque sufre paspadura crónica. Como todo pelotudo auténtico, es devoto de un santo rarísimo, y llora con las películas mexicanas y novelas venezolanas porque siempre se identifica con el que lleva la peor parte.

El pelotudo propiamente dicho, llega a su climax sobre los treinta años y alcanza la apoteosis a los cincuentinueve. De los sesenta para arriba es lo que se llama un viejo pelotudo lo cual significa que no le falta sino cometer la Gran Pelotudez Final que cierre con broche de oro su carrera, antes que algún pendejo de la familia consiga meterlo en el manicomio bajo los cargos de Arteriosclerosis Generalizada y Problemas de Conducta .

        Pero los pelotudos propiamente dichos, los pelotudos que hacen honor a la Pelotudez y sirven de materia prima al Pelotudeo, no se sienten discriminados ni disminuídos. No hacen grupo aparte ni cultivan el sectarismo en cualquiera de sus formas. Por el contrario, los vemos actuar en todos y cada uno de los estratos que componen el mundo en que vivimos.
        Así tenemos pelotudos artistas que se hacen fotografiar en una pose romántica y les sale homosexual; pelotudos intelectuales que le escriben un libro de poemas a la mamá porque no han podido resolver su Complejo de Edipo; pelotudos políticos que terminan en la cárcel por hablar de la libertad; pelotudos industriales que abrigan el proyecto de manufacturar leche de mípalo en polvo; pelotudos deportistas que lanzan la jabalina y ensartan al portero del estadio... Bueno, la lista es interminable porque los pelotudos se reproducen como si los hubiese parido una fotocopiadora.

        Sin embargo, la Pelotudez no es promiscua en el orden social y, por el contrario, sus adeptos se ciñen a los estrictos cánones que separan una clase de otra. Llegan a tal extremo que - si nos encontrásemos frente a un pelotudo sin ropa, en la más completa desnudez y libre de elementos que nos permitieran identificarlo a simple vista - bastaría saber qué le gusta, qué prefiere, qué sabe o qué le interesa en la vida, para situarlo sin posibilidad de equívoco en el estamento social que le corresponde.

 En principio, la Pelotudez tiene una raíz democrática porque lo mismo ataca al rey que al pinche de cocina y tan pelotudo puede ser un Premio Nobel como un analfabeto sordomudo. Pero, admitiendo que todos los pelotudos son substancialmente iguales, la diferencia estriba en el tipo de pelotudez que comete cada quien, en función de su categoría social. Vale decir, no podemos separar al Pelotudo de su circunstancia...

La marca del pelotudo

 Pelotudos habrá siempre y para identificarlos bastará con buscarles la señal inocultable que los caracteriza:
                                             El pelo de pelotudo.

Como sabemos, todo pelotudo tiene Un Pelo (de pelotudo naturalmente) que le sirve de insignia y de carnet, de contraseña y de prueba, cuando las pelotudeces que hagan no demuestren fehacientemente su personalidad. El pelo de pelotudo no está necesariamente en la cabeza, porque de ser así no habría pelotudos calvos, o el pelotudo se iría despelotudizando en razón de su calvicie. El pelo de pelotudo puede estar en el bigote, en la oreja, en la nariz, en la pierna, en el pubis o en cualquier otro lugar donde haya tradicionalmente pelos - excepto en la sopa, donde el pelo es de pendejo y pertenece al mozo - pues ahí está. Lo lleva consigo desde que nace hasta que muere, porque el pelo de pelotudo no se cae nunca, de igual manera que jamás se marchita ni encanece. Acompaña al pelotudo con una fidelidad realmente asombrosa.

        Sin pecar de optimistas podemos afirmar que la presente y muchas generaciones venideras vivirán dentro de la misma correlación de fuerzas, entre pelotudos y pendejos, en que se ha cristalizado nuestra sociedad. En lo personal, yo creo que no cambiaremos nunca. Porque - ¡tengamos confianza! - la Divina Providencia nos pondrá siempre un pelotudo a mano, para los casos de apuro, y nos protegerá - al mismo tiempo - de todos los pendejos que nos quieren hacer pelotudos para cubrir sus necesidades.

QUERIDOS E INVALUABLES PROTAGONISTAS .....



Puntos: 746


Comentarios (22)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!