Regstrate gratis Bienvenido a LaPollaDesertora! Regístrate ahora y accede a todos los contenidos sin restricciones. Seguro te divertirás y conocerás gente nueva!.

Dia Nacional del Mate

Magnetizate Shop

Disfruta del Juego con todo el poder de los imanes




El mate, la bebida que identifica a los argentinos, celebra hoy su día. El 30 de noviembre fue el elegido porque nació el comandante guaraní Andres Guazurarí (1778-1821), gobernador de la provincia grande de Misiones de 1815 a 1819, quien dio impulso a la producción de yerba y fomentó su consumo.

Usada por los gauchos para contrarestar el exceso de carne y la falta de verdura, bueno para intestinos y riñones, el mate no deja de demostrar al mundo sus bondades, al punto que celebrities como Madonna decidieron incorporarlo a su dieta. Nadie que se tome un termo de mate estará nunca deshidratado, ni con hambre excesivo ni somnoliento.

En Mendoza, investigadores de la Universidad Juan Agustín Maza concluyeron que el consumo de 2 litros diarios de mate, combinado con un plan alimentario, ayuda a adelgazar más rápidamente.

Hoy hay mil y una formas de prepararlo: mate amargo -el tradicional y más sano-, tereré -con alguna bebida fría-, mate con hierbas. También hay catadores de diferentes tipos de yerba mate y la bebida es cada vez más respetada y apreciada en el mundo entero. Así lo celebra la gente en las redes.




La pregunta que todos los hacemos es: ¿Por qué se tapa el mate? Ésta muy molesta costumbre de la bombilla se debe a que el polvillo de la yerba no deja que pase el agua. Es frustrante, es cansador, pero como casi todo en la vida tiene solución.

Lo ideal es usar yerba de la mejor calidad, que no sólo sea polvillo, sino que además tenga hojas y palos. Hay que sacudir bien el mate antes de cebar, para que la yerba más fina y el polvillo queden arriba, y no obstruyan la bombilla.

Se recomienda primero, echar un chorrito de agua tibia, y esperar cinco minutos para que la yerba se “hinche”, y luego sí, cebar con agua caliente.

Limpiar bien el fondo del mate, cuando se cambia la yerba, así al renovarse la misma no queda apelmazada en el lugar donde va la bombilla.

Algunos, prueban poniendo granos de arroz en el fondo del mate, pero desconocemos su eficacia. Es un consejo que invitamos a probar.

Quizás para los puristas de los mates amargos, esto no es lo ideal: se puede lavar con agua la bombilla, meterla en azúcar y volver a ponerla en el mate.

Taparse, es un problema típico de las bombillas con agujeros muy chicos. Es aconsejable comprar bombillas que tengan agujeros de un tamaño adecuado, tampoco muy grandes porque puede entrar la yerba.




Y quizás la más legendaria de las costumbres al nivel del pomberito y el lobizon: Rascar el “culito” del mate. No hay matero que no lo haya probado y, creer o reventar, es una práctica que funciona en muchos casos. Cose é mandinga.





Hay un puñado de momentos en la vida de una persona que se denominan “límites”, por cuanto en efecto ponen al individuo en una encrucijada y en un punto de quiebre, del que -si puede salir- será otro. Una enfermedad, la muerte de tu abuelo o tus padres, un divorcio, perder el empleo. Y que se tape la bombilla del mate. Pshptfptfshpuajjjj: esta es la típica nota que viene de cayetano, que parece que no dice nada. Literalmente, tapada.

TEXTOS. NÉSTOR FENOGLIO. nfenoglio@ellitoral.com. DIBUJO. LUIS DLUGOSZEWSKI. lzewski@yahoo.com.ar.

Momento crucial en la vida de un hombre o una mujer es el taponamiento u obstrucción de la bombilla, en el preciso momento en que se apresta a sorber un mate bien cebado. Allí se descubre con horror que la bombilla está tapada. No es que tenga una frazadita, la pobre: está tapada, no sube la infusión.

Los primeros mecanismos son de negación: no puede ser que tengas la bombilla tapada. Allá abajo te espera, espumoso y todo, con correcta temperatura de agua, el mate y vos, que no asumiste todavía la cruel realidad, insistís con chupar. Pronto te das cuenta que el agua no avanza, no trepa por la metálica pared de la bombilla (bueno, si es que se trata de una bombilla metálica, las hay de madera y hasta, nidioslopermita, de plástico) y que a vos se te empieza a ahuecar la cara por el esfuerzo. Parece que quisieras tirar un sonoro beso a alguien en Alaska. Ya tenés dos pozos en los cachetes, te empiezan a flamear las muelas, los ojos se te ponen saltones y nada: el agua no sube.

Comienza la segunda etapa, la de la asunción, por fin, de la triste nueva. Se te tapó la bombilla, hermano. No es un drama, desde luego, pero se le parece. Y se plantea como tal.

Ya empezamos a intentar modificar la situación, que es como intentar zafarte de un artero abrazo por la espalda. Empezás a forcejear con esa bombilla de miércoles y hasta sobreviene una etapa de rebeldía, de por qué a mí. No es la aceptación lisa y llana; es todavía pataleo.

Se te ocurre, peligrosamente, hacer el procedimiento contrario y soplar. Si la bombilla está tan tapada como presumimos (y vos lograste terminar de atorar las basuras interiores con tu feroz chupada salvaje), no pasará nada. Pero si por esas casualidades ocurre que se afloja el taponamiento, vos vas a hacer un desastre que incluye la súbita redecoración de la cocina, el living o el dormitorio.

Empezás a mascullar los significados secretos de las palabras implosión y explosión: la primera es cuando el mate se derrumba hacia adentro y no hay fuerza alguna de erigirlo y rescatarlo. La explosión es cuando en tu torpe afán por destapar, desparramás hacia cualquier parte el contenido del mate. También jugás con las fuerzas centrífugas y con las peligrosas centrípetas, que pueden sobrevenir cuando te esforzás mucho en el soplido pseudo reparador. Si soplás fuerte y encontrás oposición firme en la taponada bombilla, el aire puede hacer un desastre por cualquier parte de tu centrípeto organismo. Y no diré más...

Asumida ya la nueva situación, empezás a renegar, a remover, a mover la bombilla para un lado y otro, a levantarla y volverla a meter, como si se tratara de una pala trabajando un almácigo: no habrá éxito y lo único que se logra es por fin arruinar el mate y asumir que hay que empezar de nuevo, incluyendo el prolijo lavado de esta bombilla de miércoles.

Puede ocurrir también que logres destapar en parte la bombilla y en consecuencia se inicia la etapa, desagradable también, del pase hacia arriba (hacia tu boca) de restos negruzcos que vienen del fondo o de pedazos de yerba que se te pegan en el paladar y te hacen toser.

Lejos de tomar mate, ya estás viviendo una tragedia, una situación límite: el límite de tu paciencia, que es justo cuando sacás la bombilla artera y la azotás contra el piso, mientras te hacés un mate cocido como consuelo... Lo dicho: ya saben que aquí nos ocupamos de pequeñeces, nimiedades, banalidades vanas y otras yerbas, con perdón de la expresión. Lejos estamos de poder tirar desde aquí una bomba periodística o literaria. Nos conformamos con una bombilla.

Magnetizate Shop

Disfruta del Juego con todo el poder de los imanes


Linux MATE 15.10 no tendrá el centro de software de Ubuntu
Deportes Rudos y técnicos piden declarar el Día Nacional de la Lucha
BeneNoticias Verguenza Nacional por integrante de LPD
Comete esta miercoles de m

9 Comentarios

Cargando comentarios espera un momento...
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!