Es trans, volvió a la Argentina para cambiarse el DNI

08.05.2014 a las 03:38 hs 858 0

Es trans, vive en Irlanda y volvió a la Argentina para cambiarse el DNI

Tiene 18 años y emigró en 2001 con su familia. Nació varón y se siente mujer, pero en Europa no pudo lograr que le reconocieran su identidad de género.




Aribianca tiene problemas para pasar el control de migraciones del aeropuerto de Dublin para volver a la Argentina. Vuelve al país donde nació después de siete años, aunque hace casi el doble que se fue con su familia para probar suerte en Europa. Aunque argentina, su pasaporte dice que es italiana. Y aunque mujer, el mismo documento afirma que es varón. Por eso ahora está demorada al costado de la fila mientras algunos oficiales intentan entender con papeles y certificados lo que ella con tiempo y madurez entendió hace rato: que el sexo con el que nació no es el género que la identifica, y que el Ariel que figura en el pasaporte no tiene que ver con la Aribianca que decidió para su vida. Y por eso vino a la Argentina, para tramitar el cambio de género en el DNI que le permita evitar este tipo de embrollos en migraciones, y para que la siempre pesada burocracia le reconozca la decisión que adoptó para su vida sin prejuzgar.

Aribianca regresó para tramitar el cambio de sexo en su DNI, amparada por la ley 26.743 de Identidad de Género sancionada en 2012, que reconoce a cada persona el derecho a desarrollarse libremente de acuerdo a la identidad que elija, a que se le reconozca esa identidad, y a que el Estado lo haga mediante las modificaciones legales -partida de nacimiento, nombre de pila, imagen- que así lo requieran. La ley, pionera a nivel mundial en materia de reconocimientos de derechos para gays, lesbianas y trans, no exige a la persona una operación de readecuación genital y permite cambiar el género directamente en la partida de nacimiento, con un trámite relativamente sencillo. Con la colaboración de la Federación Argentina de LGBT, Ari pudo completar el trámite que le reconoce legalmente su identidad, aunque, por unas pocas horas no logró subirse al avión con su nuevo DNI, el cual le estará llegando por vía consular en unos días.

Aribianca Silvera nació como Ariel en marzo de 1983. A principios de 2001, con 18 años, ella y sus padres se fueron de Argentina rumbo a Irlanda, cuando parecía que Dublin podía brindar algunas oportunidades laborales más concretas que las que se presentaban aquí para un papá técnico informático -Claudio- y una mamá contadora -Beatriz-. Antes de regresar, Ari habla con Clarín y recuerda un poco esos primeros años en Irlanda, que ayudaron a unificar un núcleo sólido que la respaldó en todo momento, no sólo en el desarraigo sino en el momento en que sus padres dejaron de tener un hijo para pasar a tener una hija.

"Mis padres fueron los primeros a quienes les conté de mi decisión, emigramos los tres juntos, pasamos por mucho, y eso nos unió. Para ellos fue difícil, no entendían, tenían sus épocas. Tenían miedo por mí, que me discriminen laboralmente, en la calle, que no me fuera a enamorar", resume Aribianca. Para ella, el descubrimiento de su identidad fue un proceso lento, relacionado con darse cuenta de algunas cosas que le pasaban, de investigar otras y de conocer otras personas que también tenían las mismas dudas que ella.

Ari no estaba muy al tanto de las diferentes luchas de los grupos LGBT en Argentina, principalmente porque ninguno de los conocidos que le habían quedado en el país estaban relacionados con el ambiente. Sin embargo, se empezó a enterar que se hablaban de las nuevas leyes, y cuando se aprobó la Identidad de Género se abrió una chance para ella. Es que en Europa, la posibilidad de cambiar el género es un trámite sumamente engorroso, especialmente en Italia, país que emitió el pasaporte a nombre de Ariel. Según comenta, los jueces que suelen aprobar el cambio lo hacen en aquellos casos donde hubo una cirugía de reducción genital. Y aunque ella no está operada, considera que no tiene por qué ser un factor determinante. Por eso, dentro de las diferentes comunidades donde milita en Europa pelean por una legislación más abierta en ese sentido.

Según cuenta Esteban Paulón, presidente de la FGLBT, reciben a diario muchas consultas sobre matrimonio igualitario, identidad de género, acceso a la salud tanto de argentinos como de turistas que quieren venir al país: "Los extranjeros ven que acá hay una ley amplia que garantiza sus derechos y quieren venir. En el caso de Ari fue distinto, ella es un varón trans, con documento italiano, pero que nació en Argentina y se fue a Irlanda. Lo ayudamos con el registro civil de la ciudad, haciendo esos trámites".

Aunque Ariel es un nombre que está permitido para ambos sexos, Ari eligió llamarse Aribianca, agregándole el nombre de su abuela materna, en una decisión que tomó junto a su madre. "Es una forma de rendirle tributo a mi abuela, que la quise mucho y que murió hace un tiempo", explicó. Pese a todo, no vive el nuevo DNI tanto un triunfo, sino más bien como una reivindicación. "Yo sé quién soy y lo pude definir, para mí ya está. Pero vivimos en un mundo de una burocracia que requiere documentos, y es un alivio que esté todo listo", explica. Cuando en unos días el cartero le entregue su nuevo documento, y la llame a la puerta de su casa por el nombre con el que decidió vivir, la identidad personal por la que luchó y la que el Estado le reconoce como tal se van a fundir en una de una buena vez.


http://www.clarin.com/sociedad/Irlanda-volvio-Argentina-cambiarse-DNI_0_1121888145.html

Tengo una tetas que no te hacer una turca, te crean una europa oriental

Puntos: 581


Disfruta de una navegación privada, segura y rápida con Brave.

Comentarios (22)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!