Ramen, la sopa japonesa que está de moda

10.08.2021 a las 19:38 hs 76 0



Ale Aizawa es un cocinero de raíces japonesas. Sus abuelos llegaron a la Argentina de Sendai y Yamagata en la primera parte del siglo XX. En el transcurso de su recorrido profesional Ale desarrolló una pasión profunda por una especialidad nipona, muy peculiar, que en los últimos 3-4 años empezó a lucirse en los escenarios gastronómicos porteños: el ramen.



Sopa mágica, completa, confortable, organolépticamente compleja que incluye caldo (de pollo, de cerdo, dashi, y también vegetariano), fideos de harina de trigo, carne (usualmente de cerdo), vegetales, huevos, miso y otros sabores típicos del lejano país asiático.


Es una receta que Japón hizo propia a partir de la mitad del siglo pasado cuando sus soldados - de regreso del frente chino – empezaron a difundir una receta de comida callejera que aprendieron a conocer durante esa dramática situación vivida lejos de su tierra.



Rápidamente el ramen se transformó en un ícono de la cocina del sol naciente. Su consagración definitiva se produjo en la última década del siglo pasado y a partir de ella su difusión internacional se hizo incontenible.



Dónde aprender los secretos del ramen
En el año 1990 Aizawa viajó a Japón decidido a incorporar todos los secretos de la especialidad. Recorrió el país de norte a sur. Absorbió la sabiduría y los conocimientos locales. Volvió a la Argentina decidido a transformarse en uno de sus embajadores.


Creó el concepto de Camino del Ramen. Se trata de noches o semanas temáticas realizadas en restaurantes asiáticos y japoneses muy reconocidos en CABA y en el resto del país donde presenta sus interpretaciones de la receta. Es un éxito.



Paralelamente abre su espacio en el cual sirve diferentes variantes y realiza cursos para que los sibaritas descubran las técnicas y secretos necesarios para elaborar buenos ramen en sus casas.



Qué se puede pedir en Kyoen
La complejidad de la fórmula demanda conocimientos adecuados en la preparación del caldo (tonkotsu), de la carne de cerdo (chashu), de los fideos alcalinos frescos y artesanales (men) y del huevo de yema cremosa hervido en salsa de soja (ajitsuke tamago ). A esto debe sumarse el buen uso de los condimentos típicos (miso, soja, ajo, jengibre, negi, sake, aceite de sésamo, algas y mirin).


La pandemia obligó a Aizawa a modificar su modalidad de trabajo. Armó cajas temáticas con todos los ingredientes necesarios para ensamblar las 6 variantes de ramen de su menú. Antes de la degustación es buena idea abrir el apetito con unos gyoza. Grandes y de masa impecable, revelan un relleno de carne de cerdo muy delicado y sutilmente aromático.



El Tonkotsu Ramen ofrece un caldo elegante, aterciopelado y de sabor profundo que hospeda rodajas de panceta de cerdo bien caramelizadas (cuyas partes grasas y magras se unen en un juego suculento), un huevo de yema cremosa, los fideos y la cebolla de verdeo japonesa. El Kare Ramen suma a los protagonistas anteriores el sabor exótico y sutilmente picante del curry.



El Yasay Ramen especial es una gran opción vegetariana que se transforma en vegana si se omite la presencia del tamago (huevo). El caldo es muy complejo, sutil y umami gracias a los hongos shiitake y a las algas kombu y wakame. Los fideos comparten el espacio con hongos frescos, negi, algas, zanahorias.



El miso es el eje del ramen homónimo. Interviene con decisión en el caldo sumando sus típicas e irresistibles notas levemente aromáticas, dulces y saladas.



Muy didácticas y recomendables las clases virtuales ofrecidas por Aizawa.

Puntos: 255


Comentarios (7)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!