Desangrado tras ser acuchillado en un "duelo criollo"

07.04.2020 a las 00:33 hs 316 0

 El brutal crimen ocurrió en las inmediaciones de una plaza en la localidad bonaerense de William Morris, en el partido de Hurlingham. El asesino se escapó.




En un cajón hay un puñal. Fue forjado en Toledo, a fines del siglo pasado; Luis Melián Lafinur se lo dio a mi padre, que lo trajo del Uruguay; Evaristo Carriego lo tuvo alguna vez en la mano.




Quienes lo ven tienen que jugar un rato con él; se advierte que hace mucho que lo buscaban; la mano se apresura a apretar la empuñadura que la espera; la hoja obediente y poderosa juega con precisión en la vaina.


Quienes lo ven tienen que jugar un rato con él; se advierte que hace mucho que lo uscaban; la mano se apresura a apretar la empuñadura que la espera; la hoja obednte y poderosa juega con precisión en la vaina



Duncan dijo que no, y agregó a manera de explicación:
— Lo que pasa es que le tengo miedo.
La carcajada fue general.
Uriare, ya de pie, replicó:
— Voy a batirme con usted y ahora mismo.
Alguien, Dios lo perdone, hizo notar que armas no faltaban.
No sé quién abrió la vitrina



Otra cosa quiere el puñal. Es más que una estructura hecha de metales; los hombres lo pensaron y lo formaron para un fin muy preciso; es, de algún modo eterno, el puñal que anoche mató un hombre en Tacuarembó y los puñales que mataron a César. Quiere matar, quiere derramar brusca sangre.




La tradición exige que los hombres en trance de pelear no ofendan la casa en que están y salgan afuera



En un cajón del escritorio, entre borradores y cartas, interminablemente sueña el puñal con su sencillo sueño de tigre, y la mano se anima cuando lo rige porque el metal se anima, el metal que presiente en cada contacto al homicida para quien lo crearon los hombres.




Los dos quedaron en el centro, indecisos. Una voz les gritó:— Suelten esa ferretería que los estorba y agárrense de veras.


A veces me da lástima. Tanta dureza, tanta fe, tan apacible o inocente soberbia, y los años pasan, inútiles.



Nadie se atrevió a intervenir. Uriarte había perdido terreno; Duncan entonces lo cargó. Ya casi se tocaban los cuerpos. El acero de Uriarte buscaba la cara de Duncan. Bruscamente nos pareció más corto, porque había penetrado en el pecho. Duncan quedó tendido en el césped. Fue entonces cuando dijo con voz muy baja:
— Qué raro. Todo esto es como un sueño.


El puñal, Jorge Luis Borges (1899-1986)



 Julián Pintos Barruzo, de 50 años  tenía una filosa sevillana en la mano derecha y que, por este motivo, se cree que Pintos Barruzo habría entablado, en esa esquina, un duelo criollo con uno de los vecinos, como consecuencia de viejas diferencias vecinales.


Servidores públicos de la comisaría de William Morris (3ª de Hurlingham), en base a los datos aportados por los habitantes del vecindario, lograron establecer los filiatorios del agresor, quien ahora es buscado de manera intensa por los efectivos policiales de la mencionada seccional.



Las cosas duran más que la gente. Quién sabe si la historia concluye aquí, quién sabe si no volverán a encontrarse.



GRACIAS POR PASAR!!!!




FUENTES: 
https://www.cronica.com.ar/policiales/Murio-desangrado-tras-ser-acuchillado-en-un-duelo-criollo-20200406-0017.html

[url=http://www.bibliomsk.ru/library/global.phtml?mode=10&dirname=borges_es&filename=org01005.phtm
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!


[url=http://elespejogotico.blogspot.com/2019/03/el-punal-jorge-luis-borges-relato-y.htm
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!



Puntos: 485


Comentarios (12)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!