Tu gato puede enseñarte

24.06.2014 a las 03:09 hs 625 1

Tu gato puede enseñarte 6 valiosas lecciones fotográficas

Fotografiar gatos es una de esas actividades 'estrella' de cualquiera que esté activo en plataformas como Instagram o Tumblr. Estos felinos tienen la peculiar capacidad de ser muy graciosos cuando quieren, pero desde DIYPhotography nos llega éste curioso post que nos explica que podemos aprender algunas valiosas lecciones fotográficas fotografiando a nuestros gatos.



Los gatos son los bufones de internet, y prueba de ello son los fantásticos vídeos que pululan por la red. Sin embargo, hay un algo en el carácter de estos animales que podemos aplicar a nuestro trabajo como fotógrafos. Son descuidados, curiosos, no tenem en caerse y sin embargo, siempre son capaces de conseguir lo que quieren. Que sí, que a veces por puro placer son satánicamente malvados, pero también son una fuente de inspiración para pensar sobre nuestras fotografías. Jeff Guyer nos relata cómo Samus, su gato, le ha enseñado estas 6 lecciones fotográficas.

Los límites los ponemos nosotros

Hoy por hoy, vivimos en un mundo saturado, en el que abrumarse es extremadamente fácil. Realizamos proyectos con mucha ilusión que completamos y después compartimos. Podemos tener más o menos feedback por parte de nuestros amigos de Facebook o de nuestros seguidores en Instagram, Flickr o Twitter. Pasamos mucho tiempo intentando dar mucha difusión a nuestros proyectos, pero... ¿con qué fin?. ¿Acaso necesitamos la aprobación de otros para saber qué estamos y qué no estamos haciendo bien?. La autocrítica es una de las mejores herramientas que tenemos. La constancia es el único camino que tenemos que seguir para que se nos tome en serio.



Encuentra tu sitio ideal

Los gatos como Seamus, siempre que quieren dormir, buscan el mejor sitio de la casa. Si hace calor, se pondrán en la parte más fresca, y viceversa. Siempre encontrando el mejor hueco para acurrucarse y echar una siesta. Uno de los elementos más importantes en nuestras fotografías es la localización, la cual pasa desapercibida cuando queremos hacer algunas fotografías pero que cuentan para el resultado final tanto como la propia cámara o la modelo. Hacer 'scouting' para encontrar las mejores localizaciones es una tarea muy importante que debemos realizar. No existe lo difícil ni lo imposible; cuando acabes la sesión, verás resultados extraordinarios en sitios donde nunca habrías imaginado.



'Remove to improve'

Dice Jeff que, tras una elaborada sesión de fotografías, estaba entrando el equipo a casa —cámaras, luces, modificadores...—, y que Seamus estaba jugando con una pequeña banda de goma que le robó del escritorio. En ocasiones, al desprendernos de todo el equipo técnico de luces y trabajando de forma más natural y orgánica, conseguimos mejores fotografías. Por alguna extraña razón, en ocasiones es mejor minimalizar nuestras fotografías; las mejores fotos de la historia están trepidadas, y no se usaron flashes ni caros trípodes.



Que la curiosidad no mate al gato

Jeff comenta que a veces un fotógrafo es capaz de arriesgar su vida por conseguir una gran fotografía, siempre que pasemos por alto que hay gente que la arriesga demasiado. Sin duda, tenemos que buscar cosas nuevas, pero realizar fotografías que puedan poner en peligro nuestra integridad física no entra dentro de las prioridades del fotógrafo. A diferencia de los gatos, nosotros no tenemos siete vidas, así que hay que asegurarse de que llegamos a casa de una pieza.



Conoce tus capacidades y supéralas

Nuestro gato es capaz de saltar hasta el altillo del armario porque sabe que puede llegar a ello. Conoce sus capacidades, y cuando no las conoce, las pone a prueba. Nadie conoce nustras capacidades creativas ni técnicas como fotógrafos más que nosotros mismos, es por eso que debemos saber lo que podemos y no podemos llegar a hacer. Seamos realistas y empecemos proyectos que sabemos que podemos acabar. En inglés existe una expresión que dice "shit happens", que quiere decir que los obstáculos van a aparecer, por mucho que nos empeñemos en hacer las cosas a la perfección. La verdadera magia está en sabe superarlos y seguir adelante.



Deja tu huella... pero sin mear los muebles

Fotografiar es, irrefutablemente, captar un momento y dejar una huella. Los gatos y los perros dejan sus propias huellas biológicas para que se les reconozca, pero nosotros tenemos la capacidad de captar nuestra realidad y hacerla ver a través de nuestros trabajos. Todos queremos dejar un pedacito de nosotros en el mundo y para ello recurrimos a las fotografías como medio de relato y visión de nuestro mundo. Es nuestro legado, nuestra huella en el mundo por la que todos deberían poder reconocernos. Para llegar a ese punto, debemos forjarnos un estilo; una voz con la que lleguemos a alcanzar un tono personal, avanzando en nuestro estilo fotográfico sin, necesariamente, llegar a ser un Robert Capa o un André Kertész.

Si tus fotografías tuvieran una historia que contar, ¿qué historia contarían?







qwerty

Puntos: 549


Disfruta de una navegación privada, segura y rápida con Brave.

Comentarios (14)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!