La vida en rosa

14.11.2014 a las 16:22 hs 688 1



La vie en rose nos parece una canción cursi, al igual que el color de las batas que las niñas se ponen en el parvulario nos recuerdan a ese tono horroroso al que algún día, alguien, impuso como femenino.

Odiamos el rosa, pero aún así nos vemos obligados a amarlo: su tinta es la que mancha nuestra lengua, nuestros pezones, nuestros sexos.

Su esencia es la que nos recuerda a la pureza, la que nos recuerda que algún día fuimos salvajes, la que al final nos invita a retomar ese color tan nuestro, y a destrozarlo para reinventarlo de nuevo.

Precisamente reinventar el rosa es la obsesión de la jovencísima fotógrafa
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
.

En su nueva colección de fotografías titulada Pink, ella decide ensuciar el color de Hello Kitty y convertirlo en un símbolo adulto, erótico y otra vez muy nuestro.

Desde Melbourne esta veinteañera sale a la naturaleza y la llena de telas, o pinta los cuerpos blancos de sus modelos, o juega con el agua, hasta teñirlo de ese tono que posiblemente huele a batido de fresa o a veneno.


¿Que opinan?























































Puntos: 738


Disfruta de una navegación privada, segura y rápida con Brave.

Comentarios (18)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!