Cajetudo y pelotudo. por suerte no autóctono!

22.11.2016 a las 17:15 hs 711 0

Se manda a sí mismo en una caja y cuenta su experiencia


Esta historia no es apta para claustrofóbicos, pues Kill’em se envió a sí mismo por correo en una caja, permaneciendo aproximadamente 24 horas encerrado dentro de la misma y con solo unos cuantos enseres de supervivencia y amenizar el tiempo. Uno de ellos fue su cámara, con la que he podido grabar los momentos de angustia y de pánico, así como los problemas a los que ha tenido que hacer frente durante su “hazaña”. 

Tras decidirse a mandarse por correo, Kill’em se dirigió a unos grandes almacenes para pedir unas cajas a los trabajadores, aunque no encontró ninguna tan grande como le hubiera gustado 



Una vez en casa, utilizó tres cajas que le habían proporcionado para confeccionar una macro caja, con el espacio suficiente para poder habitar en su interior… 

 

A la mañana siguiente preparó todo el equipo necesario para subsistir 



Unos sándwiches, agua, un teléfono móvil repleto de música y películas, una videocámara y una botella vacía por si le entraban ganas de ir al baño 



Su novia y cómplice en su aventura se encargó de sellar la caja por arriba, una vez que Kill’em estaba dentro 



Una vez entraron en la oficina de correos, Kill’em debía guardar silencio absoluto para que nadie descubriera que se escondía dentro del paquete que su novia mandaría a su domicilio 



El tiempo dentro de la caja, según relata Kill’em, pasaba muy despacio. Además, cuando apagaba la cámara se quedaba totalmente a oscuras y hacía un calor insoportable. Todo ello sin contar con el dolor de piernas, espalda y cuello de permanecer en la misma postura durante casi 24 horas 



Un día entero en un espacio reducido, en silencio, a oscuras y con momentos de pánico para no ser descubierto cada vez que alguien manipulaba el paquete. Cuando su novia por fin abrió la caja, su cara lo decía todo… 



Aturdido, dolorido, sudado y con mucho sueño. Así es como se sentía Kill’em después de abandonar su confinamiento voluntario 



Este fue el hogar de Kill’em durante 24 horas 



Y como es lógico, en ese tiempo cualquiera tiene necesidades fisiológicas 



A pesar del calvario, Kill’em se siente orgulloso por haber protagonizado esta experiencia 







Fuente:
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!

El cocinero del averno!

Puntos: 1004


Comentarios (21)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!