El toro de Falaris

21.12.2014 a las 00:19 hs 833 1




El toro de Falaris


En la edad media buscaban de todas las formas posibles reducir los indices del crimen. En lugar de castigar a los criminales encerrándolos durante algún tiempo en una celda, como se hace en la actualidad, utilizaban distintos dispositivos y métodos de tortura. Estos artefactos fueron producidos de todas formas y tamaños, estaban ideados para disuadir a los otros criminales de no seguir cometiendo crímenes. Algunos de estos métodos son tan extraños que parecen sacados de la mente de un psicópata.





Uno de los dispositivos de tortura ; es el toro de Falaris  que es una forma de tortura que se remonta al año 554 A.C lleva su nombre por Falaris, uno de los más terribles tiranos de Sicilia. Falaris pidió que le construyeran un nuevo y eficaz instrumento para la tortura y el asesinato, siendo Perilous el griego quien no tardó en complacer al tirano. Según se cree, el primero en caer dentro del toro de Falaris fue Perilous el griego, condenado por el propio Falaris.





Este método de tortura en sí es bastante simple, como todos, y a la vez ingenioso; consistía solamente en una figura de un buey hecha de bronce, con una pequeña portezuela en un costado, con sus respectivos orificios tanto bucales como nasales.

Quién estuviera sentenciado a esta tortura, era introducido por la pequeña puerta al interior del cuerpo de la estatua, se cerraba la puerta y por debajo se encendía fuego, haciendo que la temperatura en el interior se fuera elevando.




Al ser de bronce, en el momento en que se empieza a calentar la temperatura se distribuye a lo largo de toda la estructura, haciendo que la superficie se vaya calentando cada vez más.

El torturado no sabe que hacer, está encerrado y todo lo que tiene alrededor está ardiendo, no hay un lugar donde pueda tocar que no le queme y sufre la agonía de saberse perdido entre las llamas.





Primero, se siente el calor, provocando llagas en la piel; después de un rato ésta se queda pegada en el toro, haciendo que el ajusticiado suelte lastimeros gritos de dolor, los cuales saldrán por la boca del toro, a forma de mugido.

Entre más gritaba la víctima más mugía el toro, y eso era fuente de entretenimiento para la gente de aquél entonces.

Al sacar el cuerpo, este no quedaba calcinado, sino cocinado, siendo esta una forma de tortura más cruel que la exposición directa al fuego.


FIN
Fuente : http://curiosidades.batanga.com/4242/las-10-peores-maquinas-de-tortura-de-la-edad-media




veo gifs

Puntos: 598


Disfruta de una navegación privada, segura y rápida con Brave.

Comentarios (9)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!