La mujer que mostro lo profundo

28.04.2020 a las 10:31 hs 223 0





Es el agua, más que cualquier otra cosa, lo que hace que la Tierra sea única. El 97% de ella se encuentra confinada en los mares y océanos. El resto lo ocupan los ríos, lagos, glaciares y aguas subterráneas. Los océanos cubren casi tres cuartas partes de la superficie terrestre, y aun así, los lugares submarinos son las áreas menos conocidas del planeta.


Sólo se ha mapeado y cartografiado en detalle una pequeña parte de los mismos, algo así entre el 10% y el 15%. Que hayamos podido conocer el 85% o 90% restante, aunque esté mapeado con muy mala resolución, se lo debemos a una mujer cuyo nombre no se encuentra tan ampliamente difundido en el ámbito científico como debería: Marie Tharp y Bruce Hezzer fueron los primeros en crear un mapa científico de todo el mundo y el suelo oceánico. La obra expuso una prueba irrefutable de la deriva continental y revolucionó al mundo de la cienca y su limitado conocimiento acerca de los límites entre placas tectónicas.



Heredó gran inspiración de su padre, William, quien se dedicaba a la confección de mapas para la clasificación de suelos. Bertha, su madre, era profesora de alemán y latín. Egresó con un máster en inglés y música de la Universidad de Ohio en 1943, luego obtuvo el diploma de geóloga en la Universidad de Michigan y posteriormente el de matemáticas en la Universidad de Tulsa.


Eran tiempos de guerra y como era lógico, el petróleo era un bien muy preciado y necesario para los barcos y los aviones destinados a la gran guerra. Por esa razón, Tharp decidió trabajar en la compañía Stanolind Oil durante un breve periodo de tiempo (fue una de las “Petroleum Geology Girls”). 




Debido al contexto social las mujeres no eran admitidas en embarcaciones, y por los primeros 18 años de investigación, Tharp se desempeñó en trazar los datos que Hezzen reunía en sus viajes. Sin embargo, de manera independiente, incluyó también información de otras expediciones organizadas por instituciones encargadas de estudiar sismos.


En la Guerra Fría los presupuestos destinados a la investigación de los océanos se dispararon. El conocimiento de Tharp en geología fue útil en ese momento para encontrar barcos hundidos, y también para facilitar el trabajo a los submarinos estadounidenses.


Como mencionábamos anteriormente, empezó a trabajar junto a Heeze haciendo cartografías del suelo oceánico. Esa simbiosis duró veinticinco años.

 En cualquier mapa del mundo, tres cuartos de la Tierra estaban representados por una superficie azul uniforme (ahora que los calamares gigantes y monstruos marinos habían dejado de ser la moda del momento); los científicos creían que el fondo del océano carecía casi de rasgos distintivos, siendo una especie de llanura plana que se iba llenando lentamente con los sedimentos provenientes de la erosión de los continentes.



 El boom del momento era el sonar.Su funcionamiento es sencillo. Este instrumento (transductor) emite pulsos sonoros desde el barco. Las ondas sonoras viajan por el agua y al encontrar un objeto (en nuestro caso idealmente el fondo del océano), rebotan y devuelven un eco.



Marie recordó lo que había escuchado en algún pasillo de la Universidad de Michigan sobre un meteorólogo alemán llamado Alfred Wegener. En 1912, en base a las observaciones de cómo Sudamérica y África tenían costas que parecían encastrarse entre sí, sumado a la existencia de fósiles similares en ambas y otros fuertes indicios, Wegener propuso la idea de que los continentes podían moverse y que millones de años atrás habían estado todos juntos formando un supercontinente, el cual denominó Pangea. Esta teoría, fue bautizada por él mismo con el nombre de ‘
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
’.





Al principio, Tharp creó varios perfiles bidimensionales del fondo marino. Uno por cada una de las pistas de los barcos.


Pero entonces, algo sorprendente sucedió.Al comparar la forma de los perfiles notó que todos eran muy similares y que existía una cadena montañosa que recorría el medio del océano en dirección norte–sur. Esta dorsal centro―oceánica (así se llaman esas formaciones) es la hoy conocida Cordillera del Atlántico medio.





En 1953, mientras dibujaba, se dio cuenta de que en medio del océano Atlántico había una línea dorsal. Ese elemento llamó toda su atención; era la grieta más grande que había visto jamás. Así descubrió el 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!



Los rifts son 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
 alargadas donde la 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
 está sufriendo 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
 y distensiones, producto de la separación de 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
. Si el rift está activo, la 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
 puede producir 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
 y 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
 recurrente. Los rifts pueden tener dimensiones de centenares a miles de kilómetros de longitud.





Pero no todo fueron buenas noticias. Heeze no la creyó. Después del descubrimiento, se escucharon infinidad de discusiones en el laboratorio. Heeze necesitó un año para cambiar de opinión. En una sociedad machista como aquella, que las mujeres pudieran corregir a los hombres se consideraba una falta grave. Finalmente, Heeze dio su brazo a torcer y le concedió el descubrimiento a su compañera.



Jacques cousteau al rescate 


La comunidad científica se mantuvo escéptica ante la obra de Tharp y Heezen. Como en esa época no existían imágenes del fondo marino como para comprobarlo visualmente, la gran mayoría eligió no creer en la existencia de un enorme valle en el fondo del mar. Pero en 1959 algo cambió, gracias al gran Jacques Cousteau.


Ese año se organizó el primer congreso oceanográfico internacional, en Nueva York. Cousteau, el famoso oficial naval, cineasta y divulgador del mundo subacuático, era uno de los invitados de lujo. Él no tuvo mejor idea que asistir en su buque de investigación Calypso y aprovechar el viaje desde Europa para arrastrar por el lecho marino una especie de trineo con una cámara instalada, como para caer al congreso con una filmación que demostrara que Tharp y Heezen estaban equivocados.

 Quedaron todos perplejos cuando lo que mostró fueron imágenes de grandes acantilados y un valle prominente a miles de metros de profundidad. A partir de ese momento, muchos científicos comenzaron a creer, de a poco, en los dichos del dúo.




Junto al artista 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
, Tharp creó un sistema de colores para pintar los mapas: rojo para la zona volcánica, azul para la zona de las llanuras abisales y púrpura para las dorsales oceánicas.


Algunos años antes la National Geographic Society había publicado unos mapas panorámicos de montañas que, al parecer, no eran muy buenos. Recibieron una carta de una niña de Austria que decía: “He estado mirando tus mapas y mi padre puede pintar mejor que tú”. Intrigados, los editores fueron a conocer al padre. Y así, de una forma un tanto curiosa, acabaron contratando a Heinrich Berann: cartógrafo y reconocido artista plástico.



Con cada océano ya pintado de manera individual, Marie y Bruce tenían que retirarse a lo grande. Y para ello quisieron llevar a cabo su última sinfonía. Con la ayuda de Heinrich, en 1973, comenzaron a pintar el World Ocean Floor Panorama: el mapamundi del fondo oceánico.



Tharp siguió trabajando durante veinte años con datos de expediciones oceánicas que se hicieron más tarde. El resultado de ese gran trabajo de documentación vino en 1977  cuando presentó el mapa mundial del fondo oceánico.En algunas regiones, la dorsal sobresale por encima del mar, formando grandes islas volcánicas como son las Azores, Ascensión o incluso Islandia (aunque en esta última hay otros factores en juego).



Finalmente, llegó la hora de mostrar su mapa al mundo. Pero eso tampoco fue tan fácil. Dado que los mapas presentaban valores de profundidades que podían ser utilizados por la Unión Soviética, la Marina de los Estados Unidos los clasificó y le prohibió a la dupla científica que hiciera públicas las curvas de nivel, es decir los datos precisos. Esto ocasionó que Marie y Bruce cambiaran su método de mapeo y comenzaran a realizar lo que se conoce como mapas fisiográficos. Esta técnica consiste en armar un mapa a partir de datos reales pero sin consignarlos con exactitud y estimándolos cuando esos datos simplemente no están disponibles. Para Marie el resultado fue, en algunos sectores, el producto de una intuición artística más que otra cosa. Pero por lo menos pudo publicarlos


 Un cráter en el hemisferio sur de la luna, fue nombrado ‘‘Tharp’’ en su honor. 






GRACIAS POR PASAR!!!!








Fuentes: https://elgatoylacaja.com.ar/marie-sabia/

https://mujeresconciencia.com/2016/06/29/marie-tharp-la-geologoa-dio-luz-color-al-fondo-oceanico/

https://es.wikipedia.org/wiki/Rift


Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!




Puntos: 439


Comentarios (9)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!