Reg韘trate gratis Bienvenido a LaPollaDesertora! Regístrate ahora y accede a todos los contenidos sin restricciones. Seguro te divertirás y conocerás gente nueva!.

Incendio su pais antes de irse?



Disfruta de una navegaci贸n privada, segura y r谩pida con Brave.

>> Usa Brave para navegar por la web m谩s r谩pido y en privado <<

Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!

聽durante su gobierno se produjo el incendio de Roma en el a帽o 64.Este incendio fue el m谩s conocido de la Historia y puede que el m谩s falsamente narrado, pues parece que el pretendido pir贸mano no s贸lo no quiso incendiar la urbe sino que, una vez destruida, se puso a la tarea de levantarla otra vez, pero m谩s monumental y extraordinaria. Comenz贸 el 18 de julio del a帽o 64, Ner贸n disfrutaba de su retiro veraniego de Anzio.


Durante la noche, el Emperador fue despertado por un correo que le comunicaba el hecho fortuito, Roma ard铆a tras el inicio de las llamas en las cercan铆as del circo M谩ximo.


Preocupado por la extensi贸n de las llamas, mont贸 su caballo inmediatamente, y galop贸 los m谩s de 40 kil贸metros que le separaban de Roma hasta avistar el resplandor de la gran hoguera que devoraba la capital del Imperio.

Incluso, pens贸 en la posibilidad de que el fuego llegara a su mansi贸n del Palatino, y consumiera sus amadas obras de arte encerradas en la residencia imperial. Desde un mirador estrat茅gico apreci贸 la gravedad de la cat谩strofe: m谩s de 500 metros de llamas que se extend铆an y avanzaban sobre aquella ciudad de m谩s de un mill贸n y cuarto de habitantes.


El incendio dur贸 cinco d铆as, y destruy贸 132 villas privadas y cuatro mil casas de vecinos. No se pudo probar el origen ni la realidad del ornamento de la pretendida oda (lira en mano) a la ruina de Roma por parte del Emperador.

T谩cito dudaba de esta acusaci贸n, aunque Suetonio la dio por v谩lida (seg煤n este historiador, el recital po茅tico declamado en tan ins贸lita ocasi贸n ten铆a un t铆tulo:聽
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
), ser谩 siglos despu茅s cuando los padres de la Iglesia achaquen al Emperador un incendio que, a su vez, Ner贸n hab铆a cargado en la cuenta de los entonces subversivos adoradores de Jes煤s.


El emperador llev贸 a cabo una pol铆tica tendiente a contrarrestar los da帽os ocasionados por la cat谩stofre. En este sentido, mandar铆a levantar muchas barracas para alojar a los damnificados por las llamas e, incluso, en un primer momento abri贸 las puertas y jardines de sus palacios para acoger a los que lo hab铆an perdido todo.


Adem谩s, import贸 r谩pidamente provisiones y abarat贸 por un tiempo las existencias. Pretend铆a reconstruir totalmente la ciudad eliminando la madera en el levantamiento de las nuevas casas y apostando, por el contrario, por la piedra.
Sin embargo, empez贸 la reconstrucci贸n por sus propias estancias, pues aprovechando los solares nacidos del desastre, empez贸 la construcci贸n de su nuevo palacio llamado Domus Aurea, un despilfarro de columnas marm贸reas, jardines lujosos, hermosas fuentes y atractivos lagos artificiales.




Ner贸n en poco tiempo se vio asediado por los rumores y las criticas severas a su gobierno

Entonces llam贸 a la 煤nica mujer que, corno 茅l, vagaba por las estancias palaciegas, la envenenadora Locusta, a la que le suplic贸 que le preparara una fuerte tintura biliosa que guard贸 en una cajita dorada.
Cada vez m谩s enloquecido, pens贸 en huir a Egipto, donde crey贸 que no le encontrar铆an los soldados del general Galba.
El sublevado y nuevo gobernante de facto hab铆a advertido que no quer铆a ser nombrado con el t铆tulo de Emperador 鈥攖an desprestigiado como estaba鈥, conform谩ndose鈥攄ijo鈥 con ser el general del pueblo romano.


Pronto llegar铆a el final. Ante el hecho de que no tenia a nadie a quien comunicarle sus planes de huida, decide coment谩rselo a su criado Faonte, quien le propone que se esconda en su casa, en una gruta ubicada en la quinta de aquel humilde liberto.
Ner贸n accede acompa帽ado de algunos incondicionales, aunque al llegar a un campo, intenta suicidarse con un pu帽al sin 茅xito.
Ante el fracaso del suicidio, Ner贸n llam贸 en su ayuda a su secretario y escudero, Epafrodito, para que impulsara su brazo con la fuerza capaz de producirle la muerte, orden que fue cumplida al instante.
Antes de expirar, el Emperador a煤n tuvo humor para afirmar: 芦Qu茅 gran artista pierde el mundo!禄 para, inmediatamente, concluir con esta pregunta: 芦Les 茅sta nuestra felicidad?禄.

Los ojos brillantes del cad谩ver de Ner贸n, aun aterrorizaban a los que le rodeaban. Su cuerpo fue envuelto en un manto blanco recamado en oro. Los gastos del sepelio lo pagaron sus dos nodrizas, Egloga y Alejandria, y su humilde ex amante (puede que fuese a la 煤nica que am贸), la corintia Actea.
Con el permiso de Galba, la humilde y dulce Actea, tuvo acceso al ilustre muerto.
As铆, lo desnud贸, lo lav贸 y lo envolvi贸 en aquel manto blanco bordado en oro que Ner贸n llevaba puesto. Trasladado el cad谩ver a Roma, orden贸 hacerle unos discretos funerales.


Despu茅s, llev贸 los restos hasta el monumento a Domiciano, en la colina de los Jardines, lugar elegido por Ner贸n para la construcci贸n de una tumba de p贸rfido y m谩rmoles. Luego de prepararlo en su camino a la eternidad, permaneci贸 una jornada completa est谩tica y muda ante la tumba. Al caer la noche, descendi贸 de la colina y, sin volver la cabeza, continu贸 su camino hacia el valle Egeria.
Se estima que los anhelos de inmortalidad a trav茅s del tiempo, tuvieron dos ejemplos: su deseo de llamar al mes de abril Neroniano, y su idea de darle a Roma un nuevo nombre que la proyectara sobre los tiempos futuros: Ner贸polis.
Al morir, cumpl铆a 32 a帽os de edad y 14 de reinado, tanto contempor谩neos y futuros historiadores se ensa帽ar铆an con su reinado.
Sin embargo, el pueblo romano se negaba a aceptar la desaparici贸n de Ner贸n, esperando su regreso. Esta situaci贸n un tanto extra帽a no se repiti贸 con sus predecesores. Se rumoreaba que en realidad hab铆a desembarcado en Ostia y, despu茅s, hab铆a emprendido viaje a Siria.


Desde all铆, dec铆an, Ner贸n volver铆a a recuperar su trono y a gobernar el Imperio.
Estos rumores no perdieron vigencia dentro de las creencias del pueblo romano. Al contrario, con el paso del tiempo se fortalecieron. As铆, quince a帽os despu茅s de su muerte manos an贸nimas segu铆an adornando la tumba de Ner贸n, mientras otros recitaban ante el mausoleo imperial proclamas y versos del extinto.
Incluso pasadas dos d茅cadas, un hombre que aseguraba ser el C茅sar se pudo ver en la zona de Partos, siendo acogido por los naturales como el aut茅ntico Ner贸n, y poni茅ndose a sus 贸rdenes.

GRACIAS POR PASAR!!!!!!!

Post Relacionados:

Ciencia y Educacion Todos Virgos..! El pais donde no se coje
Mega Crap Incendio de Edificio en Dubai
Peliculas Series Documentales El incendio -2015- Argentina
Imagenes 49 celebridades y sus contrapartes porno. Parte 2.

22 Comentarios

Cargando comentarios espera un momento...
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!