7 hábitos de la gente altamente efectiva

08.01.2016 a las 15:17 hs 723 0




Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. Este documento es un resumen creado desde la lectura del 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
“Los siete hábitos de la gente altamente efectiva” del autor de Norteamérica Stephen Covey.Stephen Covey nació en mil novecientos treinta y dos en Salt Lake. Utah (EE.UU.). Alcanzó gran reconocimiento internacional merced a su libro de coche-ayuda The 7 Habits of Highly Effective Peopleque fue publicado en mil novecientos ochenta y nueve y ha vendido más o menos doce millones de ejemplares.


Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

Primordiales conceptos del libro: Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva


Este es un libro cuya finalidad es la de darnos las herramientas para conseguir una correspondencia productiva con nuestro medio y nuestros semejantes, bajo el término de los cambios de paradigma ó formas de ver la realidad correspondencia productiva ó eficaz es un proceso dividido en siete pasos ó hábitos los que son correctamente explicados y que van desde una transformación paulatina del interior hasta la repercusión que esta transformación puede ejercer sobre nuestro medio y nuestras relaciones con nuestros semejantes, puesto que como seres sociales que somos, precisamos sostener relaciones de interdependencia con todos y lo que se pretende es que estas sean lo más productivas posibles.

Como se apunta en un inicio Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva son un proceso interrelacionados y que va desde el interior hasta la repercusión que esto puede ejercer sobre nuestro medio.

I. Principios y Paradigmas. Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.


En este primer capítulo se aborda el tema de los principios y los paradigmas y la manera como este puede afectar la forma de ser con los inconvenientes y la solución que le damos.

Se comprende por paradigma la percepción que tenemos de la realidad, el modelo o bien término que tenemos de ciertas situaciones ó casos. Esta percepción hace que ante ciertas situaciones reaccionemos de una forma determinada. Muchas de ellas nos han sido inculcadas desde pequeños, tanto por la familia como por la educación tradicional y por nuestro medio. Mas están verdaderamente basados en valores y principios genuinos, verdaderamente creemos en estos principios y representan nuestros más profundos valores.

Para encontrar una respuesta a ello debemos examinar si nuestros principios se fundamentan en la moral de la personalidad ó del carácter. Ellas se distinguen entre sí substancialmente pues mientras que la moral de la personalidad se fundamenta en una serie de técnicas, habilidades, actitudes y conductas que trabajan básicamente solo la actitud mental y a veces resultaban manipuladoras, la moral del carácter fundamenta su fuerza en principios que aunque no son nuevas, tienen transcendencias a través del tiempo y que son inamovibles como la integridad, el valor, el amor, etcétera y que nos puede entregar la seguridad de tomar las resoluciones adecuadas, a si como tener una perspectiva clara de las cosas.

Lo esencial de los paradigmas es que nos deja percibir que hay más de un punto de vista en las percepciones de la realidad y que no necesariamente hay un punto adecuado y uno errado. Muy frecuentemente un paradigma refleja la idea que tenemos de la realidad y está basada en experiencias propias. Esto puede provocar que tengamos una visión limitada de la realidad, más incluso si no está basada en principios elementales de la condición humana.

Para poder efectuar un cambio de paradigma ante todo se debe empezar examinando cuales son los principios que manejamos y si estos están acorde con los paradigmas que tenemos. Al fundamentarnos en principios adecuados y fundamentar nuestros paradigma en ellos mejoramos aquellos aspectos en los que tenemos déficit y logramos soluciones en un largo plazo con lo que se logra un cambio de adentro cara fuera. A fin de que se genere este cambio es preciso tomar en consideración los tres aspectos de los que se compone un hábito. Conocimiento, capacidad y deseo.

El conocimiento es el paradigma teorético, el que hacer y para qué exactamente. La capacidad nos señala el de qué manera hacer al paso que el deseo es la motivación, el estimar hacer. A fin de que existan en hábitos es precisa la existencia de estos tres componentes. Los siete hábitos procuran ante todo fortalecer el sentido dirección de las personas a fin de que consiga, la resolución de inconvenientes con una eficiencia máxima. Para esto se busca el equilibrio entre lo que requiere conseguir y los medios con los que contamos para lograr la meta (P/CP). Por esta razón la eficiencia y el equilibrio P/CP son aplicables para cualquier objetivo que se quiera conseguir físico, económico ó humano.


II. Victoria Privada. Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.


Este segundo capítulo comienza con un enfoque de lo que se llama “Victoria Privada”, que son los logros que se deben lograr ya antes de poder interaccionar de forma eficaz con el medio.

En muchas ocasiones diríase que somos un reflejo de nuestro ambiente y esto no deja de tener razón, puesto que muy frecuentemente lo que afirman ó aguardan el resto de nosotros condiciona lo que somos y los paradigmas que tenemos de la realidad. Para poder alterar esto podemos decidir de qué forma podemos reaccionar (en nuestro interior) a los acontencimientos que ocurren en el exterior y alterar la forma que esto nos afecta. Esto es posible a través de la autoconciencia, a través de ella tomamos contacto con el hecho que somos capaces de decidir la repercusión que va a tener un acontencimiento sobre nosotros, la imaginación (que en nuestra capacidad autora y nos deja crear situaciones nuevas, alén de la realidad), la conciencia ética (que nos señala lo adecuado y lo incorrecto y si lo que hacemos esta en armonía con nuestros principios) y la voluntad independiente (por la que estamos en la capacidad de actuar basándonos en nuestra autoconciencia).




Primer hábito: Se Proactivo.

Al reunir todos estos elementos desarrollaremos el primero de los hábitos de la gente enormemente eficaz, la proactividad, si bien mucha se asocia con tomar la iniciativa, es más bien la responsabilidad de hacer que las cosas ocurran, no por impulso externos sino más bien por conducción y principios. En otras palabras es la respuesta que damos desde lo más profundo de nuestras conducciones a todos aquellos hechos que están fuera de nuestro control. Esto es absolutamente lo opuesto a ser reactivos, esto es a dejar que las condicione de nuestro medio nos controle o contestar influido por criterios que nos manan de nuestros principios. Siendo proactivos actuamos sobre las circunstancias y las condiciones de otros que actúan sobre nosotros.

Te Puede interesar: Ilusiones ópticas y paradojas



¿Quieres leer mas?: Mira el articulo completo en
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!



Puntos: 561


Disfruta de una navegación privada, segura y rápida con Brave.

Comentarios (11)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!