¿Feliz cumpleaños o no? Erwin Schrodinger

12.08.2015 a las 21:17 hs 926 0



Les dejo dos teorías, ambas son validas o no? todo a lo schrodinger




El experimento del gato de Schrödinger o paja mental paradoja de Schrödinger es uno de los problemas más controvertidos de la física. Su solución no es trivial y sus matices son brutales. Vamos a intentar exponer aquí la verdadera versión del gato de Schrödinger que ha dado lugar a muchas versiones. Pero la buena, buena de verdad, es esta.



Schrödinger y su gato

Erwin Schrödinger era un tipo con clase, además sabía física y hacia siempre los experimentos con su gato. Por definición denotaremos a este gato por: el gato de Schrödinger puediendose abreviar por gato siempre y cuando el contexto no cause ambigüedad y sepamos que nos estamos refiriendo al gato de Schrödinger. Como dios manda.

Como se ve, el gato desde siempre andaba colgao y traía al propio Schrödinger por la calle de la amargura. Para los que no conozcais las costumbres de Erwin os lo confirmo, el gato siempre se escapaba a esa calle, aún no se sabe el motivo y él siempre iba a buscarlo. Os lo podeis imaginar, una calle llena de garitos, antros y centros de perdición, pero con unas vistas buenísimas eso si.

El problema del gato

El gato, como ya hemos comentado era un colgao de la vida. Trasnochando, bebidas, gatas, perras, fumaba plantas distintas a la del tabaco, y que os voy a contar. Todo empezó por los amigotes, lo típico de no eres capaz, a que no lo haces, y esas cositas tan peligrosas.



Si es que da penita verlo. Con toda la vida por delante.
Pero a lo que hace referencia exactamente este famoso problema del gato de Schrödinger es que el gato mamón, se empeñaba a dormir dentro de una caja. Manías que pillaba con los ciegos.

Y ahí tenías al pobre Schrödinger con la preocupación que no lo dejaba dormir. Y os preguntareis por qué, la respuesta no puede ser más simple:

Uno no puede saber si el gato está vivo o muerto antes de abrir la caja.

Así que Schrödinger cada mañana pasaba un sofocón. Iba, abría la caja y comprobaba si su gato estaba vivo o muerto, porque había probabilidad de cualquier cosa, y claro hasta que no se abre la caja uno no sabe el resultado. Dentro el gato está en una superposición de posibilidades, y eso es un problema, porque antes de abrir la caja uno no puede saber el estado del gato y ha de suponer que está en una superposición de estados. Pero, y aquí está el puntazo, cuando uno abre la caja pppuuuuuffffffffff, de todas las posibilidades nos quedamos solo con una, que estó muerto o que esté vivo. Por eso a esto también se le llama el colapso de la función de onda, pero yo no le encuentro la relación.

Por lo visto en 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
 hay un problema parecido que por su similitud también le han puesto el Problema del Gato de Schrödinger.



Declaración

Durante la redacción de este artículo no se ha maltratado a ningún gato. Las colaboraciones de los mismos han sido libres y meditadas. Las fotos no son del verdadero gato de Schrödinger porque hay que preservar su identidad. Nuestro agradecimiento a los actores gatunos que han colaborado en este trabajo.
En la actualidad el gato de Schrödinger se encuentra rehabilitado totalmente, ahora da sesiones de apoyo a gatos con problemas. Y sí, ha dejado de dormir en la caja y ahora duerme a los pies de la cama, como debe de ser.

El gato en la ficción

Existe un proyecto para llevar una adaptación de la vida del susodicho al papel, concretamente el papel del cómic (bueno, mas que el papel, la pantalla del ordenador, porque a ver quien es el listo que lo publica). El capítulo 0 (cero), a modo introductorio, ya ha sido dibujado por un par de 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
 que parece que no tenían nada mejor que hacer. Asimismo, la continuación está en producción, pero al ser amateur no hay certeza de ningun tipo sobre su próxima publicación. Lo que si se sabe, es que promete violencia, palabrotas y tías buenas.

Por el momento el Gato de Schrödinger ha sido usado por 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
 y 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
 para explicarle a 
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
 la complejidad de las relaciones humanas (obviamente no tuvieron éxito ¬¬).


La siguiente explicacion, puede ser la correcta o no?


Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
es uno de los iconos de la cultura geek, y su experimento mental con un gato vivo y muerto al mismo tiempo es uno de los ejemplos que puso para explicar las conclusiones que se sacaban a partir de la ecuación que obtuvo para explicar el mundo cuántico, donde pueden coexistir varios estados al mismo tiempo.


La ecuación de Schrödinger


La ecuación de Schrödinger se deduce a partir del principio de De Broglie que nos decía que todos los cuerpos se comportan al mismo tiempo como una onda y como una partícula.


Con esto explicaba la polémica que se creó en torno al estudio de la luz, donde grandes físicos como
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
habían defendido la teoría corpuscular de la luz (la luz son partículas), explicando de este modo fenómenos como la reflexión; mientras que otros como Young o Huygens habían apostado por una teoría ondulatoria, explicando fenómenos como la doble difracción de la luz, un fenómeno basado en interferencia de ondas (algo semejante a las ondas que observamos al lanzar varias piedras al agua).





Esto llevó a Schrödinger a plantearse si podría existir una ecuación que fuese capaz de describir cualquier estado como si fuese una onda usando una
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
. Una ecuación que permitiese calcular de modo analítico y preciso la probabilidad de que suceda un evento. Lo llamativo es que el resultado final no está claramente determinado, pero con una gran cantidad de muestras nos da una distribución de probabilidades de que suceda algo en concreto.



Supongamos ahora que tenemos un átomo radiactivo con un período de semidesintegración de una hora. El período de semidesintegración expresa el tiempo necesario para que se desintegren la mitad de los núcleos de una muestra, es decir, tras una hora tendremos teóricamente al mismo tiempo la muestra desintegrada y sin desintegrar, hasta que tomemos una medida que hará que la función de onda que define su estado colapse en una de las dos opciones. Pero hasta que no tomemos una medida, ambas opciones son igual de válidas.


El gato de Schrödinger

Schrödinger explicó esta situación con un experimento mental. Imaginemos que tenemos en una caja un gato encerrado, y también tenemos un recipiente con un gas venenoso que mataría inmediatamente al gato. Este recipiente está conectado con un contador Geiger, que se pondría en marcha en el momento en que detectase radiactividad en el ambiente, y para hacer más interesante la situación ponemos nuestro átomo con un período de semidesintegración de una hora cerca de nuestro contador Geiger, y lo dejamos sesenta minutos... ¿Qué encontraremos?




Tenemos dos opciones igual de probables, el contador se ha puesto en marcha y ha liberado el gas tóxico matando al gato, o bien aún no lo ha hecho y el gato está vivo. Es decir, tras una hora el gato está al mismo tiempo vivo y muerto.


Interpretación de la experiencia

Físicos como
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
rechazan esta interpretación argumentado que el funcionamiento de la ecuación de Schrödinger se limita al mundo cuántico, es decir, a las partículas microscópicas que componen la materia (
Para poder ver los links necesitas estar Registrado . O.. ya tienes cuenta? Logueate!
y partículas subatómicas), no es válida en la escala macroscópica de gatos y viales con veneno.


La interpretación de Copenhague es una de las explicaciones más aceptadas sobre la mecánica cuántica, y dice que sus interpretaciones son válidas para aquellas entidades que no tienen un comportamiento definido como onda o como partícula, sino que se comportan de ambas maneras al mismo tiempo, como por ejemplo los fotones de luz antes comentados.


En el caso de estas entidades es el hecho de tomar la medida el que hace que la función de onda colapse en uno de sus resultados, y tome un estado de los posibles como el real. Hasta entonces podemos tener dos estados superpuestos (el gato está vivo y muerto al mismo tiempo).





Pero el problema es que meter el gato en nuestra ecuación provoca que se esté haciendo una medida, es decir, el gato está vivo o muerto, no ambas cosas a la vez, no hay una «superposición de estados», tal y como indica la ecuación de Schrödinger. Hay incluso quien dice que la interpretación de Copenhague y el colapso de la función de onda implica la existencia de un ente consciente que haga la medida.

A tí qué te parece ¿está el gato vivo y muerto al mismo tiempo?


Puntos: 909


Comentarios (16)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!