La primera multa por exceso de velocidad

14.06.2019 a las 07:53 hs 352 0

La leyenda sugiere que el 28 de enero de 1896 una bicicleta interceptó a un auto para multarlo por exceso de velocidad. Dicen que la persecución se prolongó durante cinco millas (ocho kilómetros)


La historia de la primera multa de la que se tiene registro válido presenta una singularidad: el conductor la recibió orgulloso. Walter Arnold era el fundador de la compañía Arnold Motor Carriage
su caso paradójico: penalizarlo por ir a viajar con rapidez significaba para la época y para el incipiente fabricante de automóviles una buena promoción


La velocidad máxima para circular en ciudades, pueblos y aldeas era de 3,6 kilómetros por hora; 6,44 era la velocidad punta permitida en áreas no urbanas. Viajaba a 13 kilómetros por hora cuando fue interceptado
: había cuadriplicado el límite permitido en un gesto de arrogancia y revolución 


Walter Arnold había alcanzado, posiblemente, una velocidad inaudita para los vehículo de época. A finales del siglo XIX, en los albores de la industria automotriz, los autos eran más carruajes sin caballos que autos. Su única modificación estaba en el sistema de propulsión: ruedas e infraestructura no habían atravesado el proceso de rediseño. La multa había premiado en definitiva las potencialidades de uno de los primeros vendedores de automóviles en el Reino Unido importando modelos Benz directo de Alemania. En 1896 y 1899 la compañía Arnold Motor Carriage comenzó a fabricar sus propios vehículos.



La evolución de la industria estimuló una nueva interpretación de las legislaciones vigentes. Para evitar episodios rocambolescos como la multa de un oficial en bicicleta a un rupturista al volante, el límite máximo pasó a casi 24 kilómetros por hora. El 14 de noviembre de 1986, el día que empezó a regir la nueva medida, los amantes del motor se congregaron para celebrar la liberación de la restricción: compitieron en la Emancipation Run -“Carrera de la emancipación”- más de 33 vehículos que unieron Londres con Brighton.



Los responsables de la cita condecoraron a Walter Arnold como un héroe, un prohombre. Había vulnerado las normas por un causa noble, en procura de la evolución de una industria que se avizoraba próspera y fecunda

BONUS TRACK





































GRACIAS POR PASAR



Puntos: 387


Comentarios (8)


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!